Sao Paulo. El Banco Central de Brasil subió este miércoles la tasa de interés por primera vez en casi seis años, sorprendiendo a los economistas con un aumento de 75 puntos básicos a un 2,75%, en un intento por lleva a la inflación hacia su objetivo pese a la incertidumbre fiscal y una débil moneda local.

El comité que fija la política monetaria del banco, conocido como Copom, dijo que su decisión de aumentar la tasa referencial Selic desde un mínimo récord fue unánime y señaló otra alza de la misma magnitud en su próxima reunión a menos que el panorama cambie significativamente.

En un sondeo de Reuters, 29 de 30 economistas consultados esperaban un aumento menor a un 2,50%.

Con la inflación a 12 meses marchando en un 5,2%, muy por sobre el objetivo para final de año del banco de 3,75%, el Copom aseguró en su comunicado que acompañó la decisión que esto marca el inicio de un proceso de "normalización parcial" de la política monetaria.

"Los miembros del Copom consideran que el escenario actual ya no prescribe un grado de estímulo extraordinario, aseguraron las autoridades del organismo, apuntando que las expectativas de inflación se encuentran por encima del objetivo para el horizonte relevante de política monetaria, que incluye este año y 2022.

"Para la próxima reunión, a menos que haya un cambio significativo en las proyecciones de inflación o en el balance de riesgos, el Comité prevé la continuación del proceso de normalización parcial del estímulo monetario con otro ajuste de la misma magnitud", agregó.