Bogotá. El Banco Central de Colombia mantuvo el jueves inalterada su tasa de interés de referencia en un 4,25% por noveno mes, en línea con lo esperado por el mercado, mientras que anunció una compra adicional de dólares para incrementar las reservas internacionales del país.

En un reciente sondeo de Reuters, la totalidad de los analistas anticipó la estabilidad en el costo del dinero, que se extendería hasta abril cuando el banco comenzaría a elevarlo para contener eventuales presiones inflacionarias.

"La junta ponderó la dinámica económica y la incertidumbre sobre la velocidad de su recuperación, la inflación observada, su convergencia esperada a la meta del 3 por ciento y los riesgos asociados a la misma, la actual postura moderadamente expansiva y los efectos sobre la economía derivados de las cambiantes condiciones externas", precisó un comunicado.

El banco emisor proyectó que la economía se expandirá cerca a un 3,5% este año, un número similar a la meta del Gobierno.

"Esta estimación supone un efecto positivo de la ley de financiamiento sobre el producto, y tiene en cuenta las menores sendas esperadas del precio del petróleo y del crecimiento promedio de los socios comerciales", explicó el gerente del banco, Juan José Echavarría, al leer el comunicado.

En tanto, la autoridad monetaria anunció que comprará el viernes de manera directa US$1.000 millones al estatal Tesoro Nacional con destino a incrementar sus reservas internacionales.

Además, el banco emisor convocó para ese mismo día una nueva subasta de opciones "put" para comprar hasta US$400 millones durante el mes de febrero, también con destino a acumular reservas internacionales, que rondan los US$47.000 millones.

"La razón fundamental para hacerlo es que hay coincidencia de objetivos, el Gobierno quiere vender unos dólares y nosotros queremos comprar unos dólares y pensamos que era una buena idea", explicó Echavarría. "Es casi que lograr comprar los dólares que teníamos en mente si los programas hubieran funcionado cada mes".

El banco ha adquirido US$800 millones desde octubre, cuanto retomó la acumulación de reservas en busca de preparar al país ante una eventual reducción de la línea de crédito flexible que Colombia tiene con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por US$11.500 millones y que vence en el 2020.