Ciudad de México.- El banco central de México redujo su tasa clave de interés en 50 puntos base en una decisión adoptada por mayoría y fuera de calendario, tomando en cuenta los riesgos derivados del brote de coronavirus en la economía, los mercados y la inflación.

La autoridad adelantó la decisión de política monetaria, que estaba prevista para el 26 de marzo, y anunció medidas para dotar de liquidez el mercado. La Tasa de Interés Interbancaria, que bajó a 6,5%, está en su mínimo desde marzo del 2017 y ha bajado 175 puntos base desde agosto del 2019.

“Considerando los riesgos para la inflación, la actividad económica y los mercados financieros derivados de la pandemia del COVID-19, se plantean retos importantes para la política monetaria y la economía en general”, dijo Banxico en un comunicado.

El banco explicó que las circunstancias globales y locales afectan las previsiones sobre el crecimiento y la inflación nacionales y anticipó que las condiciones de holgura “se amplíen aún más de lo previsto, con un balance de riesgos considerablemente sesgado a la baja”.

Varios bancos han proyectado una recesión económica para México este año, profundizando la ligera contracción en la que se encuentra, aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador afirma que “vamos bien” y suele desestimar los pronósticos, incluyendo a los del Fondo Monetario Internacional y las calificadoras de riesgo.

Respecto a la inflación, Banxico dijo que si bien se estima que se mantenga la tendencia hacia la meta del banco, del 3%, en el horizonte en que opera la política monetaria, “esta podría ser más lenta y presenta riesgos importantes, tanto a la baja como al alza (...) La incertidumbre sobre el balance de riesgos para la inflación se ha acentuado”.

La entidad anunció además varias medidas para darle liquidez a los mercados como la disminución en 50.000 millones de pesos (US$2.174 millones) en los depósitos obligatorios y permanentes que tiene la banca múltiple y de desarrollo en Banxico; ajustes a la tasa de interés de facilidad de liquidez adicional ordinaria y subastas de crédito en dólares.