Ciudad de México. El Banco Central de México recortó nuevamente la tasa clave de interés este jueves al citar un debilitamiento económico más acelerado de lo previsto y en el marco de una inflación en torno a la meta del organismo, dejando la puerta abierta a más recortes en 2020.

La decisión dividida de la Junta de Gobierno de reducir la tasa de fondeo interbancario en 25 puntos base estuvo en línea con un sondeo de Reuters en el que 10 especialistas de un total de 14 consultados esperaban que Banco de México (Banxico) bajara la tasa a un 7,50%.

Dos de los cinco miembros que integran la junta votaron por una disminución de 50 puntos base en la reunión de política monetaria en la que se decidió el tercer recorte consecutivo de tasa en los últimos tres meses.

El ente monetario anticipó que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de este y el próximo año "sería menor" a los rangos de 0,2%-0,7% y de 1,5%-2,5% estimados a fines de agosto, respectivamente, reforzando las expectativas de nuevas bajas de la tasa clave en 2020.

El banco destacó en su decisión que se mantuvo el estancamiento económico en el tercer trimestre, por lo que el balance de riesgos para el crecimiento continúa sesgado a la baja.

El banco destacó en su decisión que se mantuvo el estancamiento económico en el tercer trimestre, por lo que el balance de riesgos para el crecimiento continúa sesgado a la baja. "Ello implica la ampliación de las condiciones de holgura de la economía a un ritmo mayor al previsto", dijo.

La economía local avanzó ligeramente entre julio y septiembre, aunque no lo suficiente para superar el estancamiento que registró en los primeros seis meses del año, según datos preliminares.

Por su parte, la inflación se mantuvo estable en octubre en torno al objetivo del 3,0% del banco central.

El recorte también ayuda a mantener el diferencial con la Reserva Federal de Estados Unidos, que a finales de octubre también recortó su tasa de interés por tercera vez este año.