Bogotá. El Banco de la República de Colombia subastará US$1.000 millones norteamericanos para intervenir en el mercado de divisas, después de que el peso colombiano haya registrado su mayor caída en mercados emergentes durante el mes de marzo.

Esta subasta se repartirá en contratos de derivados a 30 días llamados contratos a plazo sobre divisas no entregables, o NDF por sus siglas en inglés, y no venderá directamente reservas, según el director general del banco, Juan José Echavarría.

Echavarría ha afirmado que la devaluación de la moneda colombiana ha estado "muy vinculada" al precio internacional del petróleo. El peso colombiano se ha desplomado un 11% en el mes de marzo debido a la caída de los precios del crudo y la pandemia del coronavirus.

Este anuncio se suma al que el banco hizo este lunes sobre nuevas medidas de liquidez para el país latino. Así, la entidad ha aumentado los cupos de las subastas de liquidez de 17 billones de pesos (US$4.190 millones) a 20 billones de pesos (US$4.929 millones).

El Banco Central continúa analizando la situación para tomar las decisiones que sean necesarias para garantizar el "adecuado funcionamiento de la economía".

Colombia tiene en torno a US$54.000 millones en reservas internacionales, así como una línea de crédito flexible de US$11.000 millones con el Fondo Monetario Internacional.