Los flamantes jefes de dos bancos estatales brasileños dijeron el lunes que las entidades dependerán menos de los fondos del Tesoro, destacando una reforma de la banca pública bajo el Gobierno del nuevo presidente derechista, Jair Bolsonaro.

La nueva administración de Brasil también prevé hacer que el banco de desarrollo BNDES y el prestamista hipotecario Caixa Econômica Federal aceleren el pago de los préstamos del Tesoro, dijeron las autoridades.

La estrategia marca un alejamiento de un modelo económico defendido por gobiernos izquierdistas previos que canalizaron fondos públicos al BNDES y a otros bancos estatales para crear "campeones nacionales".

El ministro de Economía, Paulo Guedes, dijo que tales políticas son "regresivas", en un discurso en el que prometió que la banca estatal debía centrarse en créditos para los desprotegidos y dejar que el sector privado maneje la mayoría de los préstamos.

Carlos Thadeu de Freitas, director financiero de BNDES, dijo a dos periódicos locales que el banco apunta a devolver en 2019 hasta 100.000 millones de reales (US$27,000 millones) en préstamos adeudados al Tesoro.

En la ceremonia de jura de los ejecutivos bancarios, el nuevo titular de BNDES, Joaquim Levy, dijo que la actividad crediticia de la entidad debería ajustarse de acuerdo con el patrimonio de su accionista, el gobierno federal.

Carlos Thadeu de Freitas, el director financiero de BNDES, dijo a dos periódicos locales que el banco apunta a devolver en 2019 hasta 100.000 millones de reales (US$27,000 millones) en préstamos adeudados al Tesoro.

BNDES había planeado pagar 26.000 millones de reales (US$7.000 millones) al Tesoro este año, pero elevar esa cifra le permitiría al gobierno reducir la deuda pública más rápido, como lo desea el nuevo equipo económico de Bolsonaro, dijo Freitas. "El BNDES tiene que reinventarse", agregó.

En la misma línea, Pedro Guimaraes, nuevo CEO de Caixa Economica Federal, dijo que el banco venderá participaciones en cuatro unidades para pagar los préstamos otorgados por el Tesoro. El plan incluirá las unidades de seguros, tarjetas, administración de activos y lotería.

BNDES recibió alrededor de 500.000 millones de reales (US$134.445 millones) en préstamos del Tesoro durante los gobiernos de Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff entre 2003 y 2016, según el diario O Estado. El saldo de los préstamos pendientes en la entidad es de 260.000 millones de reales (US$70.000 millones), de acuerdo a los periódicos.