Londres. Los bancos británicos tienen suficiente capital para hacer frente simultáneamente a un Brexit sin acuerdo y a una guerra comercial global, dijo este jueves el Banco de Inglaterra (BoE), aunque la eventualidad de un divorcio dramático seguiría causando turbulencias en los mercados financieros y en la economía.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, también hizo referencia a las continuas preocupaciones sobre las inversiones en los fondos en valores líquidos, las crisis de liquidez, las criptomonedas y los peligros medioambientales en una reporte semestral sobre los riesgos a los que se enfrenta el sistema bancario británico.

Carney dijo que aunque los bancos estaban bastante preparados para el Brexit, esto no significaba que la economía saldría indemne si Reino Unido abandonaba la Unión Europea el 31 de octubre sin un acuerdo de transición, algo que según ambos contendientes para el cargo de primer ministro es posible.

"La estabilidad financiera no es lo mismo que la estabilidad del mercado", dijo Carney en una conferencia de prensa.

"En un Brexit desordenado, se espera que una serie de activos del Reino Unido se reajusten bruscamente, lo que endurecería las condiciones financieras para los hogares y las empresas del Reino Unido", sostuvo.

El BoE señaló una fuerte caída de la inversión extranjera en propiedades comerciales británicas y en algunos préstamos de empresas.

"Ha habido un deterioro en la calidad de los flujos de entrada (...) que están financiando el déficit de la balanza comercial", dijo Carney, y añadió que era crucial que el Reino Unido siguiera siendo un destino de inversión atractivo tras el Brexit.