La Paz. El Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia puede llegar este año a US$40.000 millones para un crecimiento económico de 4,7%, uno de los más altos de la región, informó el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Mario Guillén.

Para 2025, el PIB de Bolivia puede llegar a US$50.000 millones, según las previsiones hechas por Guillén durante la presentación del libro "12 Años Estabilidad Económica Bolivia", que resume los logros del modelo económico desarrollado desde 2006 por el gobierno del presidente boliviano, Evo Morales.

El año base que se utiliza en la actualidad para el cálculo del PIB de Bolivia es 1990; sin embargo, el Instituto Nacional de Estadística actualizará los datos a 2010, lo cual "permitirá actualizar la estructura productiva y el sistema de información para visibilizar de manera detallada los diversos sectores de la economía plural", precisó Guillén.

De acuerdo con los organismos internacionales, es recomendable actualizar cada cinco o máximo 10 años el año estructural de referencia para el cálculo del índice del PIB, debido a las transformaciones estructurales e institucionales que sufren los países en periodos largos.

"Por primera vez en la historia, Bolivia es líder en crecimiento económico a nivel de la región. En corto tiempo se logró reducir la pobreza, disminuir el desempleo y se logró la inversión pública más alta respecto al PIB", aseveró.

El ministro se refirió a la nacionalización de los recursos naturales como el pilar fundamental para entender el éxito del modelo económico de Bolivia.

En esa dinámica, dijo, el Estado se apropia del excedente económico, recursos que se invierten en la construcción de una economía de base productiva y se redistribuyen a través de bonos a la población, inversión pública, aumentos salariales inversamente proporcionales y subvenciones cruzadas para erradicar la pobreza y reducir las brechas entre ricos y pobres.

El funcionario explicó que el modelo económico impulsó la demanda interna, lo cual en un contexto de crisis económica internacional de alta volatilidad e incertidumbre se ha convertido en el principal motor de crecimiento económico.

"Por primera vez en la historia, Bolivia es líder en crecimiento económico a nivel de la región. En corto tiempo se logró reducir la pobreza, disminuir el desempleo y se logró la inversión pública más alta respecto al PIB", aseveró.

Según el ministro, en 2005, cuatro de cada 10 personas vivían en condiciones de extrema pobreza, sin satisfacer sus necesidades básicas alimentarias.

Con la aplicación de las políticas y medidas sociales, la pobreza extrema disminuyó en más de la mitad, es decir, solo dos de cada 10 personas aún viven en pobreza extrema, precisó.

"Resultado de ello, a nivel regional Bolivia dejó de ser el país más pobre, y este indicador disminuyó de 38,2% en 2005 a 17,1% en 2017, lo que significó una disminución de 21,1 puntos porcentuales, obteniendo la mayor reducción a nivel de la región", agregó.

Recordó que la tasa de desempleo abierto urbano registró una reducción sustancial al pasar de 8,1% en 2005, a 4,5% en 2017, para ubicar a Bolivia como el país con la menor tasa de desempleo de la región.