Brasilia. Brasil abrió 131.010 empleos formales en julio, interrumpiendo cuatro meses de datos negativos con la ayuda de buenos números en la industria y la construcción, según el Registro General de Empleados y Desempleados (Caged) publicado este viernes por el Ministerio de Economía.

El resultado también fue superior a la apertura de 43.820 puestos de trabajo en julio del año pasado.

Entre los sectores, la industria estuvo a la cabeza, con un saldo positivo de 53.590 puestos de trabajo creados en el mes, impulsados ​​principalmente por la industria de transformación. Luego vinieron los sectores de la construcción (+41.986), comercio (+28.383) y agricultura (+23.027).

Impactado frontalmente por la pandemia de coronavirus y por las medidas de aislamiento adoptadas para frenar los casos de contagio, el sector servicios fue el único que continuó en números rojos, con 15.948 vacantes cerradas en julio.

“Los resultados muestran que el Programa de Emergencia de Preservación de Ingresos y Empleo ha tenido éxito en la prevención de despidos durante el período pandémico”, dijo el Ministerio de Economía, en una nota.

El programa permite la reducción temporal de salarios y horas o la suspensión del contrato de trabajo, con el pago de una compensación parcial por parte del gobierno a los trabajadores. Esta prestación, denominada BEM, corresponde a una parte del seguro de desempleo al que tendría derecho el trabajador en caso de despido. Hoy, el seguro de desempleo oscila entre un salario mínimo (1.045 reales/ US$187) y 1.813,03 reales (US$324).

Según el ministerio, datos actualizados hasta el 19 de agosto muestran que BEM generó 16.310.897 acuerdos entre empleados y 1.430.417 empleadores en Brasil. Unos 23.200 millones de reales (US$4.158 millones), de un total de 51.600 millones de reales (US$9.249 millones) previstos en el presupuesto, ya se han desembolsado bajo la iniciativa.

En el acumulado de los primeros siete meses del año se cerraron en total 1.092.578 vacantes, en la serie con ajustes, frente a la creación de 461.411 en el mismo período de 2019.

Esta es la peor cifra de la serie que Caged pone a disposición para el resultado acumulado, reflejando el profundo impacto de la crisis con Covid-19 en la actividad económica.