Río de Janeiro. Brasil necesitará gastar entre 300.000 y 400.000 millones de reales (entre US$60.000 y US$80.000 millones) para hacer frente a la crisis económica provocada por el COVID-19, según anunció el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia.

En una entrevista concedida a la televisión CNN Brasil, Maia dijo que el gobierno brasileño tiene libertad para administrar el presupuesto nacional este año actualmente tras haber sido decretado la semana pasada el estado de calamidad pública en el país.

"Nosotros sabemos que el gasto para enfrentar esta crisis, tanto del punto de vista social, económico y principalmente de estructura de salud pública para garantizar las vidas, será de entre 300.000 y 400.000 millones de reales", dijo Maia.

Según él, el estado de calamidad pública decretad le dará al gobierno la posibilidad de incumplir el déficit fiscal marcado para este año, de 124.100 millones de reales (US$24.800 millones) e incluso podría utilizar dinero del fondo electoral, de 2.000 millones de reales (US$400 millones).

"Necesitamos crear estas alternativas para tener todo el dinero existente y colocarlo para enfrentar la crisis", dijo el diputado.

Maia explicó que actualmente el Congreso brasileño ya destinó 15.000 millones de reales (US$3.000 millones) a la Sanidad para ayudar a combatir el COVID-19, a través de una medida provisional y de enmiendas parlamentarias.

"Está claro que el gobierno necesita entender que con el aislamiento de las familias, la economía tendrá una paralización de 30, 60 o 90 días, y el gobierno necesita intervenir en esta parte. No conocemos el virus ni como será la receptividad de los brasileños al virus. Necesitamos tener paciencia, centrarnos en los recursos para los municipios y estados, construir más camas para curas intensivas", agregó Maia.

Brasil es el país latinoamericano más afectado por el virus. Según el último boletín, divulgado este lunes por el gobierno, el COVID-19 dejó al menos 34 muertos y 1.891 casos positivos de la enfermedad.