Brasilia. La economía de Brasil perdió 1,2 millones de empleos formales en el primer semestre del año, mostraron este martes cifras oficiales, pero la caída casi se detuvo en junio, lo que indica que el mercado laboral ha superado lo peor de la crisis del coronavirus.

La baja en junio fue de 10.984 empleos formales, con mucho la menor disminución mensual desde el inicio de la pandemia COVID-19 a principios de este año.

Si bien junio marcó el cuarto mes consecutivo de pérdidas de empleos, la disminución fue significativamente menor que la observada en cada uno de los tres meses anteriores.

El secretario de Trabajo y Pensiones, Bruno Bianco, dijo que las cifras son una clara señal de que el mercado laboral se está fortaleciendo y que un repunte económico en "forma de V" es posible.

"Podemos celebrar la mejora de la economía y el mercado laboral. No podemos decir (con seguridad) que la recuperación tendrá forma de V, pero estos son claros indicios de que la recuperación ha comenzado", señaló Bianco.

La cifra de junio se dio tras una pérdida revisada al alza de 350.000 empleos formales en mayo, y lleva la pérdida neta en los primeros seis meses del año a casi 1,2 millones, según los datos.

Si bien junio marcó claramente una mejora frente a la situación de los últimos meses, las pérdidas de empleo acumuladas en el primer semestre de este año son aproximadamente el doble y el triple en los mismos períodos en 2015 y 2016, respectivamente, cuando Brasil estuvo en una profunda recesión.