Brasilia. El Banco Central de Brasil redujo su tasa de interés referencial en 50 puntos básicos a un mínimo histórico de 3,75%, en un intento por amortiguar el golpe económico de la pandemia de coronavirus, pero no señaló planes para nuevos recortes y enfatizó la necesidad de realizar más reformas.

La decisión del comité del banco que fija las tasas, que está compuesto por nueve personas y es conocido como "Copom", fue unánime y se produce en un momento en que los economistas están reduciendo las previsiones de crecimiento, apuntando a una recesión.

El principal índice bursátil de Brasil se ha desplomado un 35% solo este mes y el real ha tocado nuevos mínimos casi a diario.

En su decisión, las autoridades del organismo hicieron notar la desaceleración global provocada por el nuevo coronavirus, que según ellos aún no ha aparecido en los datos económicos brasileños.

El Banco Central "continuará desplegando su arsenal de políticas monetarias, cambiarias y de estabilidad financiera para combatir la crisis actual", dijo el Copom en su comunicado.

Subrayando la velocidad y la escala del deterioro de las previsiones económicas, Goldman Sachs dijo el miércoles que ahora espera que la economía de Brasil se contraiga un 0,9% este año, en comparación con el pronóstico de crecimiento del 1,5% de hace solo dos semanas.

La caída del real brasileño se ha acelerado en las últimas semanas, acumulando una pérdida de más del 20% frente al dólar este año. Sin embargo, las expectativas de inflación están cayendo aún más por debajo de los objetivos del Banco Central para 2020 y 2021, debido al desplome de los precios del petróleo y la menor esperanza de crecimiento.

La tensión en los mercados financieros ha llevado al Banco Central a intensificar sus intervenciones cambiarias y, junto con el Tesoro, entrar en el mercado de bonos para proporcionar liquidez.