Brasilia. Brasil recortará sus pronósticos del crecimiento para 2019 por debajo del 2% y buscará financiamiento suplementario de alrededor de 248.000 millones de reales (US$63.000 millones) del banco estatal de desarrollo BNDES para cumplir con los gastos y evitar romper reglas fiscales, dijeron este martes funcionarios del Ministerio de Economía.

La audiencia del ministro de Economía, Paulo Guedes, y el secretario especial Waldery Rodrigues, ante una comisión presupuestaria compuesta por diputados y senadores resaltó los dos serios desafíos que enfrenta el Gobierno: una economía anémica y las deterioradas finanzas públicas.

Rodrigues afirmó que las proyecciones revisadas se darán a conocer el 22 de mayo, cuando el Gobierno publique su último informe bimensual sobre ingresos y gastos, una reciente adición a su marco de política diseñada para alentar la estricta disciplina fiscal.

El nuevo pronóstico del PIB será menor al 2%, una revisión a la baja desde el 2,2% actual, y cerca del consenso del mercado más amplio que ahora se ubica por debajo del 1,5%, según el último sondeo del banco central a alrededor de 100 instituciones financieras.

 

Guedes afirmó que el crecimiento retornaría a niveles del 2% o 3% una vez que el Congreso apruebe las reformas fiscales del Gobierno, la mayor de las cuales es una revisión al sistema de pensiones que apunta a ahorrar a la cartera pública 1.237 billones de reales (US$311.100 millones) en los próximos 10 años.

La economía de Brasil se expandió un 1,1% en 2018 y 2017, y un creciente número de economistas reconoce que no lo hará mucho mejor este año. Más temprano el martes, el Banco Central afirmó que la economía podría haberse contraído en el primer trimestre.

Mientras tanto, las finanzas públicas marchan tan mal que el Gobierno buscará financiamiento suplementario de alrededor de 248.000 millones de reales (US$62.386 millones) de parte del BNDES para evitar romper la regla dorada que evita la emisión de deuda para pagar los gastos corrientes, dijo Guedes.

Alrededor de 200.000 millones de reales (US$50.311 millones) irán hacia la seguridad social, afirmó Guedes, instando al Congreso a aprobar un desembolso extra.