Río de Janeiro. Brasil registró una inflación de un 0,11% en agosto pasado, inferior a la tenida en julio previo, cuando fue del 0,19%, informó este viernes el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).  

De acuerdo con el reporte del ente estadístico, el aumento de los precios en los primeros ocho meses del año llegó al 2,54%, mientras que en los últimos 12 meses hasta agosto el alza fue del 3,43% en Brasil.

Para este año, el gobierno ha fijado una meta de inflación del 4,25%, con un margen de tolerancia de 1,5 puntos, lo que permite que el índice vaya del 2,75% al 5,75%.

Entre julio y agosto, tres de nueve segmentos de productos y servicios analizados por el IBGE registraron una baja en sus precios, entre ellos transportes con una disminución del 0,39%, mientras que en alimentos y bebidas fue del 0,35%.

Para este año, el gobierno ha fijado una meta de inflación del 4,25%, con un margen de tolerancia de 1,5 puntos, lo que permite que el índice vaya del 2,75% al 5,75%.

Por el contrario, el precio de vivienda aumentó un 1,19% y fue el principal responsable de la inflación en agosto anterior.

La baja inflación registrada en el año abre espacio para que el Banco Central siga con una política de reducción de la tasa básica de interés de referencia Selic, que actualmente se encuentra en 6%, su menor nivel histórico.

Para el presente año, el mercado financiero prevé una inflación del 3,59%, inferior a la meta del gobierno, pero dentro del margen de tolerancia, luego de que el país registró una inflación del 3,75% en 2018.