Río de Janeiro. La tasa de inflación en Brasil subió un 0,45% en octubre pasado, el mayor resultado para el mes desde 2015, impulsada por el aumento de precios en combustibles y alimentación, informó este miércoles el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

De acuerdo con el reporte del IBGE, el aumento de los precios en octubre fue ligeramente inferior al de septiembre (0,48%).

En el acumulado del año, la inflación en Brasil es del 3,81%, superando el 2,21% registrado en los primeros 10 meses del año pasado.

En los últimos 12 meses hasta octubre, el índice se situó en el 4,56%, superando el 4,53% de los 12 meses inmediatamente anteriores.

Superó, además, la meta establecida por el Banco Central (BC), que es del 4,5%, aunque permanece dentro del margen de tolerancia de entre el 3% y el 6%.

El IBGE resaltó que a pesar del incremento de octubre, la tasa se mantiene dentro de la meta del gobierno, por lo que el objetivo marcado para finalizar el año "dependerá del movimiento de los alimentos y los combustibles".

Los precios de alimentos y bebidas aumentaron un 0,59% en octubre anterior en comparación con septiembre, mientras que los de transportes subieron un 0,92%.

"Juntos, estos dos grupos responden al 43% de los gastos de las familias y contribuyeron con cerca del 70% del índice del mes", resaltó el IBGE.

El mercado financiero prevé que la inflación sea este año en Brasil del 4,4%, por debajo de la meta del gobierno del 4,5%.

En 2017, Brasil registró una inflación del 2,95%, la menor desde 1998 y la primera vez que la tasa quedó por debajo de la meta del gobierno, así como de su margen de tolerancia que era del 3%.