Brasilia. Inversores extranjeros retiraron del mercado brasileño en el primer semestre del año US$31.252 millones de aplicaciones financieras como acciones, fondos de inversión y papeles de renta fija, la mayor salida desde el comienzo de la serie histórica en 1995, informó el Banco Central de Brasil.

La salida de capitales presentó también un fuerte impacto con relación al primer semestre del año pasado, cuando ingresaron US$9.087 millones de inversiones en cartera en la economía brasileña.

Según el jefe del Departamento de Estadísticas del ente, Fernando Rocha, la salida se concentró principalmente en marzo anterior cuando salieron US$22.200 millones, dos tercios del total del semestre, momento en que la nación comenzó a sentir los efectos de la pandemia del nuevo coronavirus.

"Este retiro de marzo, específicamente, está muy relacionado con las incertidumbres de ese momento más agudo de la crisis o la víspera de ese momento", explicó Rocha.

El mes pasado, sin embargo, luego de cuatro meses de salidas, las inversiones extranjeras en cartera presentaron un nuevo saldo positivo de US$2.380 millones.

En los últimos 12 meses hasta junio de este año, la salida de inversiones financieras ascendió a US$47.900 millones.