Buenos Aires. Las agencias calificadoras de riesgo Standard & Poor's (S&P) y Fitch Ratings rebajaron la nota crediticia de Argentina, luego de que el pasado viernes el país incumplió con un pago de bonos, por más de US$500 millones, que se encuentra en proceso de renegociación entre el Gobierno y los acreedores privados.

La agencia S&P rebajó la calificación de cuatro bonos argentinos en moneda extranjera de "CC" (riesgo de impago) A "D" (default, cesación de pagos).

En tanto, Fitch descendió la nota desde "C" a "RD" que significa "default restringido", alegando que pese a las actuales negociaciones entre el Ejecutivo y los bonistas "persisten incertidumbres" sobre las posibilidades de llegar a un acuerdo.

S&P indicó, por su parte, que los cuatro bonos a los que rebajó la nota "permanecerán bajo la calificación 'D' hasta que concluya la renegociación de deuda que está en curso".

El pasado viernes 22 de mayo venció el periodo de gracia que tenía Argentina para responder a una deuda valorada en US$503 millones por concepto de Bonos Globales.

Al no efectuar la cancelación, Argentina entró formalmente en una moratoria de pagos. Sin embargo, había resuelto un día antes extender las negociaciones con los acreedores privados hasta el próximo 2 de junio.

Ese día, el ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró que el diálogo con los acreedores se mantiene en un curso "positivo" y confirmó que la deuda vencida forma parte de estas discusiones para reestructurar US$66.239 millones.