GINEBRA. China fue contra la tendencia y se convirtió en el máximo captador de inversión extranjera directa mundial (IED) en 2020, en un contexto global en que este ítem se desplomó 42%. Así lo reveló un nuevo informe de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD, por sus siglas en inglés), donde señalan que el gigante asiático logró recaudar US$ 163.000 millones por este concepto.

En su más reciente Monitor de Tendencias de Inversión, el órgano de comercio y desarrollo de la ONU con sede en Ginebra dijo que la IED cayó drásticamente a unos US$ 859.000 millones el año pasado, en comparación con los US$ 1,5 billones de 2019, y advirtió de una mayor debilidad este año, lo que pone en riesgo una recuperación sostenida de la pandemia de la Covid-19.

 "La IED terminó el 2020 más de un 30% debajo del nivel registrado después de la crisis financiera mundial de 2009 y de regreso a un nivel visto por última vez en los noventa", añadió el documento.

Los datos mostraron que la reducción se concentró en los países desarrollados, en los que los flujos de IED disminuyeron 69% para ubicarse en unos US$ 229.000 millones, el nivel más bajo en 25 años.

"Un regreso al crecimiento positivo del PIB se dio gracias a la decisión del Gobierno chino por ordenar cuarentenas rápidamente", manifestó un director de la UNCTAD.

La reducción en las economías en desarrollo fue relativamente moderada con 12% para ubicarse en alrededor de US$ 616.000 millones, mostró el informe, mientras que China se ubicó en el primer lugar de los mayores receptores de IED.

Los flujos mundiales de IED hacia China aumentaron 4% para ubicarse en US$ 163.000 millones en 2020, convirtiendo al país en el mayor receptor de IED del mundo, seguido por Estados Unidos.

"Un regreso al crecimiento positivo del PIB se dio gracias a la decisión del Gobierno chino por ordenar cuarentenas rápidamente, dijo James Zhan, director de Inversión y Empresa de UNCTAD.

"La dependencia mundial en las cadenas de suministro de empresas multinacionales en China durante la pandemia también sostuvo el crecimiento de la IED en China", añadió.

China registró un incremento de su PIB de 2,3% anual el año pasado y se espera que sea la única gran economía que registre un crecimiento en el año devastado por la pandemia, según el Buró Nacional de Estadística.