Ciudad de México. El Grupo Financiero Citibanamex rebajó este miércoles su pronóstico de crecimiento económico de México para 2019, al pasar del 1,9% anterior al 1,7%, en parte debido a que espera una menor inversión en medio de un entorno de cautela por el inicio del nuevo gobierno.

La institución, una de las más grandes del país, consideró además que podría existir una moderación mayor a la prevista en la ejecución del gasto gubernamental, por la falta de experiencia del equipo que tomará la administración el próximo 1 de diciembre.

Una de las razones para modificar el pronóstico se refiere al reciente anuncio del presidente electo Andrés Manuel López Obrador de cancelar las obras de construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), considerado el principal proyecto de infraestructura del gobierno saliente.

Dada la decisión de cancelar el NAIM, "pensamos que la reducción en inversión será más intensa que lo asumido con anterioridad", explicó el grupo en un reporte especial.

Citibanamex también modificó sus expectativas para los niveles que observará la moneda mexicana, la cual ingresó en un nuevo periodo de volatilidad tras el anuncio de cancelación de la obra aeroportuaria la semana pasada.

"Una prima de riesgo más elevada implica un efecto subyacente en contra de la actividad económica que no era parte de nuestro pronóstico anterior", agregó la institución.

Citibanamex también modificó sus expectativas para los niveles que observará la moneda mexicana, la cual ingresó en un nuevo periodo de volatilidad tras el anuncio de cancelación de la obra aeroportuaria la semana pasada.

Ahora, Citibanamex estima una paridad cambiaria de 20,1 pesos por dólar para finales de este año, contra las 19,2 unidades anteriores.

De acuerdo con las estimaciones, el peso se podría ubicar en las 20,5 unidades por divisa estadounidense para 2019, frente a las 19,7 previas.

Después del anuncio de la cancelación de la obra, el comportamiento de la paridad peso-dólar "sugiere que dicho evento estaba descontado solo parcialmente", según explicó el reporte.  

"Hemos optado así por efectuar un ajuste de una sola vez a nuestra trayectoria peso-dólar, que es consistente con un acomodo de mayores primas de riesgo entre el tipo de cambio y las tasas de interés, con un sesgo hacia estas últimas", agregó.

La economía mexicana, la segunda mayor de América Latina después de Brasil, depende en gran medida de los ciclos productivos de Estados Unidos, su principal socio de negocios.

El central Banco de México estima un crecimiento del Producto Interno Bruto para este año de entre el 2% y el 2,6%, de acuerdo con sus estimaciones más recientes, luego de que se expandió un 2% en 2017.