Bogotá. El comité de normas fiscales de Colombia amplió este jueves el espacio de déficit del Gobierno Nacional Central de este año a un 4,9% del Producto Interno Bruto (PIB), desde uno de 2,2% proyectado inicialmente, para que el país pueda atender las necesidades de financiamiento por la pandemia del coronavirus.

El Gobierno ha adoptado una serie de medidas de miles de millones de dólares para suministrar asistencia social a los pobres y garantizar financiamiento a trabajadores independientes y empresas, en busca de evitar una hecatombe en la economía y una masacre laboral por las medidas de aislamiento obligatorio para frenar la propagación del COIVD-19.

"En reconocimiento de la actual emergencia económica y de salud por la que atraviesa el país, concordó de manera unánime en apoyar la iniciativa del Gobierno de hacer uso de la cláusula de gasto contracíclico (...) con el objetivo de atender las necesidades ineludibles que significa la actual coyuntura", dijo el Comité Consultivo de la Regla Fiscal en un comunicado.

La regla fiscal fue diseñada para impedir un deterioro de las finanzas públicas y ha sido clave para que la cuarta economía de América Latina mantenga la confianza de los inversionistas.

La ampliación del déficit se hizo con base en una estimación del Gobierno de que la economía colombiana se contraerá un 1,6%.

No obstante, el comunicado precisó que "muchos" de los nueve miembros del organismo expresaron inquietud sobre esa proyección del Gobierno, sugiriendo que este año el desplome podría ser significativamente mayor, "lo cual implicaría una brecha más amplia y, en consecuencia, una posible mayor meta de déficit fiscal".

"En vista de la amplitud de estos márgenes, el comité solicitó al Ministerio de Hacienda realizar una nueva reunión en la que se haga un análisis de sensibilidad de la trayectoria de las variables fiscales, ante distintos escenarios de crecimiento económico", agregó.

El ministerio de Hacienda admitió que el país tendrá que incrementar su nivel de endeudamiento para atender el gasto requerido relacionado con la pandemia, al tiempo que los ingresos tributarios caerán cerca de 10 billones de pesos (US$2.550 millones) este año.

El esperado impacto de la emergencia por el virus en las finanzas públicas y en la actividad productiva llevó en el último mes a que Fitch Ratings rebajara la calificación de riesgo de Colombia a BBB- desde BBB y a Standard and Poor´s a revisar la perspectiva crediticia de la nación andina a negativo desde estable.

El ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, proyectó que la economía colombiana se contraerá entre un 1,5% y 2% este año, muy lejos de la expansión de 3,7% que tenía el Gobierno como meta, aunque un comportamiento mejor que tendría la región, la cual se contraería en promedio un 5,2% según proyecciones del Fondo Monetario Internacional.