Colombia buscará 15,2 billones de pesos (US$ 3.974 millones) con una reforma fiscal que presentará al Congreso para mejorar las finanzas de un país que recientemente sufrió una baja de su calificación crediticia, dijo este martes el ministro de Hacienda.

El monto del denominado Proyecto de Inversión Social es significativamente inferior al que presentó el Gobierno en abril por 23,4 billones de pesos (US$ 6.119 millones) y que el presidente Iván Duque tuvo que retirar del legislativo por una ola de protestas sociales y el rechazo de los congresistas, que derivó en la renuncia del entonces ministro de Hacienda.

"El primer gran consenso tiene que ser la preocupación de los vulnerables", dijo el ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, en una conferencia virtual.

El proyecto de ley se radicará ante el Congreso en el segundo periodo legislativo del año, que comienza el próximo 20 de julio.

El fracaso del primer proyecto de ley, el sustancial incremento de la deuda de la cuarta mayor economía de América Latina y las dudas sobre su manejo fiscal en el mediano plazo llevaron a las calificadoras Standard & Poor's y a Fitch a retirarle al país el codiciado grado de inversión.

Colombia enfrenta el desafío de estabilizar sus finanzas deterioradas por el impacto de la pandemia de coronavirus, que la llevará a un déficit fiscal de unos 94,7 billones de pesos (US$ 24.764 millones), equivalente a un 8,6% del PIB este año, que cedería a un 7% del PIB en 2022.

El fracaso del primer proyecto de ley, el sustancial incremento de la deuda de la cuarta mayor economía de América Latina y las dudas sobre su manejo fiscal en el mediano plazo llevaron a las calificadoras Standard & Poor's y a Fitch a retirarle al país el codiciado grado de inversión.

Los recursos que se obtendrían con la reforma serían destinados a cubrir el hueco fiscal, a financiar el programa social de ingreso solidario y a otros planes de reactivación económica y de fomento de empleo.

Entre algunos puntos, el proyecto de ley establece la reducción a un 50% del beneficio tributario que permite descontar el impuesto de renta para las empresas y un aporte solidario de las compañías para el financiamiento de la inversión social, a través de un incremento en la tarifa de renta de 30% a 35% a partir de 2022.

Además fija una extensión de la sobretasa al sector financiero de 3 puntos porcentuales, desde 2022 hasta 2025, precisó un documento suministrado por la Presidencia.

La reforma también propondrá la redefinición de criterios de la regla fiscal, fortaleciéndola para garantizar niveles prudenciales del nivel de pasivos públicos para salvaguardar la capacidad económica del Estado y permitir la adecuada y perdurable implementación de los ajustes propuestos en materia de gastos e ingresos.

El proyecto de ley además apelará a una política de austeridad en el gasto público y la lucha contra la evasión de impuestos que representa en total un 40% del monto del proyecto, dijo Restrepo.

El Ministerio de Hacienda proyecta un aumento de la deuda pública neta del país andino a un 65,1% del PIB este año, desde un 60,4% en 2020.