Bogotá. La baja inflación que registró Colombia en febrero jugaría a favor de que el Banco Central aplace el inicio de los incrementos de su tasa de interés e incluso podría llevar a que la deje estable durante este año, consideraron este miércoles analistas.

El estatal Departamento Nacional de Estadísticas (DANE) reveló este martes en la noche que los precios al consumidor subieron un 0,57% en febrero, mucho menos que el 0,73% que esperaba el mercado según un sondeo de Reuters. El dato sorprendió por segundo mes a la baja a los agentes.

El indicador se situó en un 3,01% anual, su registro más bajo desde agosto del 2014 y apenas por encima de la meta puntual del banco emisor, de 3%.

"En ausencia de presiones inflacionarias y con una brecha negativa de crecimiento, es decir, con el crecimiento económico creciendo todavía menos que el potencial, no hay afán de iniciar un proceso de normalización con incrementos de la tasa", dijo Munir Jalil, economista jefe de BTG Pactual para Colombia.

El tipo referencial se sitúa en un 4,25% desde abril del año pasado, cuando la autoridad monetaria lo redujo en 25 puntos base para propiciar una recuperación de la economía, que en 2018 se expandió un 2,7%, desde el 1,4%.

Hasta mediados de enero Jalil proyectaba dos incrementos de la tasa de interés este año, comenzando en abril.

El tipo referencial se sitúa en un 4,25% desde abril del año pasado, cuando la autoridad monetaria lo redujo en 25 puntos base para propiciar una recuperación de la economía, que en 2018 se expandió un 2,7%, desde el 1,4% que marcó el año previo.

Según la mediana del más reciente sondeo de Reuters -antes del dato de inflación de febrero-, los analistas esperaban que el Banco Central incrementara en dos ocasiones su tasa para llevarla hasta un 4,75% a finales del año.

"Con esto, las expectativas de incremento de la tasa por lo menos para el primer semestre se están evaporando y ahora a lo sumo habría un incremento en el segundo semestre", dijo Wilson Tovar, gerente de estudios económicos de la correduría Acciones y Valores, cuya visión cambió frente al mes pasado, cuando esperaba dos incrementos, comenzando en abril.

El comportamiento de la inflación llevó a una valorización de la curva de rendimientos de la deuda pública interna. En el caso de los referenciados títulos TES con vencimiento en julio del 2024 se valorizaban a un rendimiento de 5,90%, desde el cierre del martes de 5,99%.

"Cuando la variación de los precios tiene el comportamiento visto en Colombia en los últimos meses la prima de riesgo inflacionario cobrada por los inversionistas tiende a reducirse", explicó un informe de Bancolombia.