Bogotá. Colombia mantendrá sus metas fiscales originales para este y el próximo año, pese al espacio adicional para relajarlas que le permitió un comité debido a la presión sobre la economía de la migración de miles de venezolanos, dijo el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, en una entrevista con Reuters.

Así, el ministerio dejó en un 2,4% del Producto Interno Bruto (PIB) el objetivo de déficit fiscal del Gobierno Nacional Central para 2019 y de 2,2% del PIB para el 2020.

A finales de marzo, el Ministerio de Hacienda había anunciado un ajuste a las metas, luego de que el Comité Consultivo de la Regla Fiscal permitió la ampliación del déficit para el 2019 a un 2,7% del PIB y a un 2,3% para el 2020, por el impacto en su economía de la migración de 1,3 millones de venezolanos.

Carrasquilla explicó que el mayor déficit permitido por el comité para este año -equivalente a unos 3 billones de pesos adicionales (unos US$921 millones)- no se utilizaría hasta determinar el impacto de la permanencia de los venezolanos al país.

"Yo no estoy tranquilo con la economía creciendo al 3,6% que tenemos proyectado para el año, venimos de un periodo muy difícil, tocó fondo en el 2016 o 2017 y desde entonces ha estado rebotando a un ritmo menos bueno, pero ha venido rebotando", dijo Carrasquilla.

"Mientras nosotros no veamos los efectos fiscales derivados de la migración venezolana, que es la razón por la cual ese comité planteó que era una perturbación fiscalmente temporal, transitoria, no vamos a usarlo", dijo Carrasquilla a Reuters este lunes en la noche.

El Ministerio tiene previsto revelar este jueves de manera oficial las cifras en el Marco Fiscal de Mediano Plazo, la hoja de ruta en materia de financiamiento del país.

En tanto, Carrasquilla mantuvo la meta de crecimiento de la economía para este año en un 3,6%, con sesgo alcista, a pesar de que el comportamiento del primer trimestre estuvo por debajo de lo esperado.

Además, el economista de 60 años, proyectó una expansión del Producto Interno Bruto (PIB) de 4% para el 2020 y salió al paso de críticas de analistas y autoridades económicas sobre la visión negativa que tienen sobre la actividad, aunque admitió que no se siente "tranquilo" con el nivel de crecimiento.

"Yo no estoy tranquilo con la economía creciendo al 3,6% que tenemos proyectado para el año, venimos de un periodo muy difícil, tocó fondo la economía más o menos en el 2016 o 2017 y desde entonces ha estado rebotando a un ritmo menos bueno del que hubiéramos querido, pero ha venido rebotando", aseguró.

El funcionario confió en que las agencias calificadoras de riesgo mantendrán el grado de inversión al país en los próximos años.

"Yo creo que vamos a estabilizar y vamos a bajar los niveles de deuda sobre PIB en el horizonte de mediano plazo (...), mi mensaje sería de absoluta tranquilidad, Colombia es un país que siempre honra sus obligaciones y así seguirá siendo, eso está en nuestro ADN", concluyó.