Bogotá. El Gobierno de Colombia radicó este martes ante el Congreso nuevamente un proyecto de reforma tributaria que había sido aprobado en el 2018, luego de que una alta corte anuló el efecto de la ley para los próximos años.

La Corte Constitucional decidió la semana pasada dejar sin efectos la denominada Ley de Financiamiento a partir del 2020, argumentado fallas en el trámite ante el legislativo.

Ahora el Congreso deberá aprobar antes de terminar este año la reforma tributaria, que entre sus principales puntos aumenta la carga impositiva a las personas de mayores recursos y la reduce al sector empresarial.

"Se esta radicando exactamente el mismo texto", dijo a periodistas el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, tras explicar que solo se excluyeron artículos que se referían al 2019.

De aprobarse, la reforma tributaria le representaría recursos adicionales por unos 11,4 billones de pesos al fisco (US$3.311 millones) el próximo año, equivalente a un punto del Producto Interno Bruto (PIB).

"Va a venir una solicitud de que se tramite con mensaje de urgencia" en el Congreso, agregó Carrasquilla.

La derogación de la reforma por parte de la Corte Constitucional fue el más reciente golpe al gobierno del presidente Iván Duque, quien goza de baja popularidad y cuenta con una fuerte oposición en el Congreso.