El índice de confianza del consumidor de Brasil descendió a un mínimo de siete meses en noviembre, poniendo un alto al repunte observado el mes anterior, en medio de la incertidumbre sobre el panorama económico y la elevada inflación, dijo el miércoles la Fundación Getulio Vargas (FGV).

La confianza del consumidor cayó a 74,9 en noviembre desde 76,3 en octubre, cuando había subido por primera vez en dos meses. Ahora el indicador se encuentra en un piso no visto desde abril, de acuerdo a los datos de FGV.

Viviane Seda Bittencourt, responsable del cálculo del índice de FGV, dijo que aunque las mayores tasas de vacunación han mejorado las cifras de la pandemia de COVID-19 en el país, los consumidores siguen preocupados.

Mencionó un escenario de alta inflación, aumentos de las tasas de interés y mayores niveles de deuda entre las familias de bajos ingresos. "La situación sigue siendo incómoda", dijo Bittencourt.