Río de Janeiro. La Cámara de Diputados de Brasil aprobó este jueves un auxilio de 600 reales (US$120) mensuales durante tres meses a los trabajadores informales afectados por la caída de sus actividades debido al nuevo coronavirus (COVID-19), informaron fuentes oficiales.

En una sesión nocturna hecha con la mayoría de los diputados votando por videoconferencia, los diputados aprobaron también que las mujeres que sean jefes de familia reciban hasta 1.200 reales (US$240) mensuales. El texto sigue ahora para el Senado, donde debe ser votado para que pase a valer.

La propuesta aprobada triplica la del gobierno, que inicialmente sugirió un pago de 200 reales (US$40) a los trabajadores informales afectados por el COVID-19. El pago de las ayudas estará limitado a dos personas por familia.

Según un informe preliminar del Senado, el impacto fiscal del auxilio será de 43.000 millones de reales (US$8.600 millones) por tres meses, aunque no contempla las madres jefas de familia que podrán recibir el auxilio.

El texto aprobado contempla que los autónomos que no reciban beneficios sociales ni seguro por desempleo.

Entre los requisitos, se deberá tener más de 18 años, no tener empleo formal, no recibir ningún pago del gobierno, tener una renta mensual per cápita de hasta medio salario mínimo o una renta familiar total de hasta 3 salarios mínimos.

La medida busca ayudar a los trabajadores brasileños en un momento de paralización de la economía debido al COVID-19, que provocó la cuarentena en la mayoría de ciudades, con el cierre de todos los comercios no considerados esenciales.

Según el balance más reciente divulgado por el gobierno brasileño, el país registra 77 muertos y 2.915 casos positivos por el COVID-19.