Bogotá. La plenaria del Senado colombiano aprobó este martes a última hora el proyecto de ley que ratifica el acceso de Colombia a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). El documento pasará a sanción presidencial para que la decisión quede en firme.

El legislativo destacó que esta incursión le permitirá al país ser parte del grupo de buenas prácticas en materia de políticas públicas y compartir las experiencias en ese sentido. Sin embargo, no todos sus miembros estuvieron de acuerdo.

El senador Jorge Robledo del Polo Democrático, manifestó su desconcierto con la posibilidad de que Colombia sea miembro de la OCDE y señaló que algunas de las medidas que exige la organización ya son realizadas en el territorio, por lo que su partido no apoyó la iniciativa.

Por el contrario, la senadora Ana Paola Agudelo del partido Mira expresó que se trata de un convenio complementario que permitiría tener una oficina en Colombia, que otorgará privilegios e inmunidades diplomáticas como las que requiere cualquier otro organismo internacional para operar en el país, como la ONU o la OEA.

Por su parte, el congresista Jhon Jairo Suárez, se refirió a la importancia de ser miembro de la esta organización: "La OCDE permitirá exigir los más altos estándares sociales y ambientales a los inversionistas nacionales y extranjeros. Estamos frente a un desafío importante y los avances en los próximos cuatro años serán muy significativos", dijo.

Asímismo, el senador Antonio Sanguino de la Alianza Verde resaltó la vinculación a la OCDE y dijo que su bancada votaba a favor para que Colombia logre tener un mejor rendimiento económico.

Rodrigo Lara de Cambio Radical, quien también apoyó la iniciativa, indicó que "la OCDE es un club de democracias liberales y celebro la entrada a la OCDE, porque nos permitirá ser un Estado más capaz y más activo para solucionar los problemas de los colombianos".