San José. El Congreso de Costa Rica aprobó un préstamo de US$350 millones suscrito entre el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el gobierno dirigido a disminuir la abultada deuda de la nación centroamericana.

El crédito, aprobado este martes por los diputados de forma unánime, permitiría ahorros por unos US$13 millones mediante reajustes de deuda, que ha crecido hasta alcanzar US$39.650 millones en 2019, el equivalente a un 56% del Producto Interno Bruto (PIB).

"Estos recursos ayudarán a disminuir las necesidades de financiamiento en el mercado financiero local, y reducirán la presión sobre las tasas de interés, lo que contribuirá al crecimiento y al proceso de reactivación económica en el país", dijo en un comunicado la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar.

El préstamo del BID tiene un plazo de 20 años con un período de gracia de cinco años, informó la Presidencia.

En un esfuerzo anterior por reducir la creciente deuda, Costa Rica aprobó en julio la colocación de hasta US$1.500 millones en bonos.

El gobierno espera también el aval legislativo para un crédito de US$500 millones con el CAF - banco de desarrollo de América Latina, con el que estima un ahorro de US$14,2 millones.

Sin embargo, Moody's dijo este martes, antes de que los legisladores aprobaran el préstamo del BID, que Costa Rica verá crecer su deuda. "Los déficits fiscales persistentes conducirán a un aumento constante de la carga de la deuda", dijo la agencia en un comunicado.