Washington. El Congreso de Estados Unidos se encaminaba este jueves a impedir una paralización federal parcial con un proyecto de ley de financiamiento gubernamental temporal que probablemente extenderá hasta el próximo año una disputa con el presidente Donald Trump sobre la seguridad fronteriza.

En una sesión tarde por la noche este miércoles, el Senado aprobó un proyecto de ley para proveer dinero que mantendrá funcionando una serie de programas hasta el 8 de febrero.

Pero como la oposición al muro de Trump es un obstáculo demasiado alto, el Senado controlado por los republicanos desafió al presidente al negarle los US$5.000 millones que pidió para construir un muro en la frontera entre México y Estados Unidos.

Se prevé que la Cámara de Representantes aborde esa legislación esta semana.

La disputa por la seguridad fronteriza provocó preocupaciones de que el Congreso no logre aprobar un proyecto de ley de financiamiento para aproximadamente un 25% de las actividades gubernamentales.

El Congreso tenía plazo hasta la medianoche de este viernes para liberar dineros para financiar actividades de agencias de la ley federales, de controles de seguridad en aeropuertos, exploración espacial y programas agrícolas, por nombrar algunos.

Si se incumple el plazo, el Gobierno podría enfrentar paralizaciones parciales el sábado.

Pero en vez de resolver la disputa presupuestaria con un proyecto de ley de financiamiento para mantener a varias agencias federales operando hasta septiembre de 2019, que es cuando acabará este año fiscal, el Senado sólo aprobó una extensión de siete semanas de fondos ya existentes.

Los demócratas y varios correligionarios republicanos de Trump se han opuesto a entregar dinero para un muro que, según el presidente, impedirá el flujo ilegal de inmigrantes y de drogas hacia Estados Unidos.

La disputa por la seguridad fronteriza provocó preocupaciones de que el Congreso no logre aprobar un proyecto de ley de financiamiento para aproximadamente un 25% de las actividades gubernamentales.

El 3 de enero, los demócratas pasarán a controlar la Cámara de Representantes, lo que hará aún menos probable que Trump consiga el dinero para el muro fronterizo que se ha convertido en un tema central de su agenda.