Lima. El consumo privado explica el 65% del Producto Interno Bruto (PIB) del país, por lo que se trata de uno de los principales componentes del crecimiento económico. En 2018 logró una expansión de 3,8%, y aunque aún no haya resultados oficiales de 2019, las proyecciones para el presente año, apuntan a una mejora sostenida.

“Las perspectivas son relativamente positivas, creemos que el consumo privado crecerá este año cerca al 3,2%, en línea con lo que esperamos en el Instituto Peruano de Economía (IPE) para el PIB de 3,2%”, declaró el economista del IPE, Andrés Gatty al diario oficial El Peruano.

Refirió que el año pasado el consumo privado habría logrado una expansión cercana al 3%.

Factores. Asimismo, sustentó su proyección para el presente año en dos factores, el avance tanto del empleo formal privado y de los créditos de consumo.

“El empleo formal va a acompañar el crecimiento económico que esperamos para este año, hemos aprendido en estos últimos años que el empleo formal se mueve junto con el PBI. En el 2018 cuando la economía creció 4%, el empleo formal también avanzó en una tasa similar”, explicó.

Morisaki, refirió que el crecimiento del empleo privado formal y las mejores expectativas empresariales, impulsarán la construcción de más centros comerciales y viviendas, lo que a su vez generará más empleo e ingresos económicos.

En ese sentido, Gatty indicó que ante el avance proyectado del PIB para este año de 3,2%, el empleo formal también crecería a una tasa cercana al 3%. 

“Sobre el otro factor, los créditos de consumo, tenemos perspectivas relativamente positivas”, subrayó. 

Refirió que el año pasado los créditos de consumo aumentaron a una tasa “cercana” al 13%, por las reducciones de las tasas de interés y los elevados niveles de liquidez de los bancos.

“Este 2020 esperamos que la tasa de referencia del Banco Central de Reserva (BCR) se mantenga en 2,25%, lo que sumado a los altos niveles de liquidez del sistema financiero y los relativamente bajos ratios de morosidad de los créditos de consumo en torno al 3%, impulsarán los créditos de consumo”, dijo.

Política expansiva. Por su parte, el gerente de Estudios Económicos de la Asociación Automotriz del Perú (AAP), Alberto Morisaki, también coincidió con Gatty en la proyección de una mejora del consumo privado en el presente año, debido a una política monetaria y fiscal expansiva. “Mientras haya una política monetaria expansiva, ello se traducirá en tasas de interés más cómodas, más baratas, en el corto plazo”.

Morisaki, refirió que el crecimiento del empleo privado formal y las mejores expectativas empresariales, impulsarán la construcción de más centros comerciales y viviendas, lo que a su vez generará más empleo e ingresos económicos.

“Lo importante es que el país sigue creciendo y que las cuentas macroeconómicas se mantienen robustas, con un manejo de las finanzas públicas responsable. Este escenario permitirá que el riesgo país sea menor y que mejore el perfil del país tanto a nivel público como privado”, puntualizó.

Efecto coronavirus. Ante el coronavirus que afecta a China, principal socio comercial del Perú, Morisaki refirió que aún no impacta en el mercado vehicular local.  “Por el momento no vemos un efecto en el mercado local, hay capacidad de oferta para atender la demanda, esperamos que este problema no se prolongue”.

Por su parte, Gatty, dijo que el precio del dólar aumentó en las últimas semanas, impulsado por la caída en el precio del cobre. “Si la situación del coronavirus no empeora, el tipo de cambio debería corregirse y terminar en niveles similares al cierre del 2019”.

El IPE proyecta que la inversión pública crecerá 5,2% este año, con sesgo al alza, lo que a su vez impulsará la inversión privada no minera y el empleo privado, y por lo tanto estimulará el consumo privado.