Santiago. Las aerolíneas son el mejor ejemplo para retratar lo que están viviendo las empresas hoy, las cuales han tenido que evaluar la reducción de los salarios de sus empleados, entre otras medidas para mantenerse en pie frente a la contingencia. 

Otorgar elementos para la higiene y flexibilidad laboral son algunas de las alternativas que la consultora de recursos humanos, Mercer, logró identificar en más de 600 empresas donde 216 pertenecen a Latinoamérica, obteniendo diversas visiones sobre cómo estaban enfrentando el Coronavirus.

En la región, la mayor preocupación de las compañías (63%) es el posible impacto económico que pueda llegar a generar el COVID-19, seguido por la salud de los empleados, donde el 48% de las empresas afirma que si una alta tasa de los colaboradores es contagiado sus operaciones se verán gravemente afectadas.

“Hay sectores o industrias que se van a ver más afectados que otras, incluso puede haber sectores beneficiados. Ante esta incertidumbre, es importante entender que las empresas deben velar por su sustentabilidad a largo plazo, cuidando la salud de sus empleados, estableciendo un plan para operar frente a la contingencia en términos de atención al cliente y logística, y también equilibrar los esfuerzos financieros o económicos”, señala Daniel Nadborny, CEO de Mercer Chile.

De acuerdo a los datos recogidos, el 30% de las empresas cuenta con un plan de preparación para manejar brotes o pandemias globales. Sin embargo, muchas han comenzado a implementar una serie de medidas para evitar la propagación de la enfermedad. 

Ante el aumento de casos de contagio que se ha visto en la región, algunas empresas han decidido el cierre de sus oficinas y/o plantas de producción (15%). El 60% aún no declara el cierre, pero señala que se mantiene monitoreando la situación.

Las principales han sido comunicar y actualizar a los empleados periódicamente (79%), posponer viajes no esenciales a lugares donde hay casos de Coronavirus (72%) y flexibilizar la jornada laboral permitiendo a los empleados trabajar desde sus casas (59%) son algunas de las estrategias que se han tomado.

Ante el aumento de casos de contagio que se ha visto en la región, algunas empresas han decidido el cierre de sus oficinas y/o plantas de producción (15%). El 60% aún no declara el cierre, pero señala que se mantiene monitoreando la situación para hacerlo en caso de ser necesario. Solo el 11% afirma que no tiene planes de cerrar plantas u oficinas. 

“Por la situación global que se está viviendo, la mayoría de las empresas van a sufrir una reducción en sus ventas. Por esto, también tienen que considerar tomar medidas tales como distribuir las cargas entre los accionistas con una menor rentabilidad y plantear que esto también se dé entre los empleados”, dice el ejecutivo.

En general los datos que arroja la encuesta global están en línea con la tendencia que ha tomado Latinoamérica. Sin embargo, existe una diferencia en cuanto a las organizaciones y sus planes de acción frente a este tipo de contingencias. 

Tal como se mencionó anteriormente, un 30% de las empresas tienen una estrategia definida para manejar pandemias globales, mientras que, a nivel mundial, un 41% cuentan con este tipo de planes.

¿Cómo se enfrenta esta situación en Chile?. Ya son más de 700 casos de coronavirus en el país y sigue expandiéndose rápidamente, con el riesgo de una interrupción significativa para la economía y la fuerza laboral. Por esta razón, las empresas nacionales ya están tomando las medidas necesarias para disminuir los efectos y velar por la salud y seguridad de sus empleados.

La consultora realizó una encuesta paralela a empresas del sector del retail en Chile. En ésta se reveló que un 80% ya ha tomado medidas frente al COVD-19, donde un 40% de las organizaciones han reducido las horas por turno en un 20%. 

Así también, han puesto mayor atención en aquellas personas pertenecientes a los grupos de riesgo, por lo que han limitado la asistencia de empleados mayores a las tiendas.

“En Chile, el escenario que enfrenta el retail es complejo. Sin embargo, es distinto el caso de las tiendas que no son de primera necesidad, en comparación con el de los supermercados, que en general se mantienen abiertos. Para esto, es importante tomar las medidas necesarias para regular la cantidad de gente al interior de los locales y proveer los insumos necesarios para mantener la higiene, evitando la propagación del virus”, señala Agustina Bellido, Líder de Carrera de Mercer Chile.

Además, el sondeo reveló que sólo un 30% de las compañías ya contaba con una estrategia para disminuir la propagación en tiendas y locales, lo que las ha obligado a tomar medidas para reducir el ingreso de clientes. 

Así pues, un 40% está considerando establecer horarios específicos para personas de riesgo como adultos mayores, pacientes oncológicos, entre otros.