Lima. El presidente interino de Perú, Francisco Sagasti, dijo que espera concretar en el corto plazo la emisión de nueva deuda soberana a bajo costo para financiar el "altísimo" déficit fiscal del país y el pago de intereses y obligaciones de antiguos compromisos con vencimiento en el 2021.

En una entrevista con Reuters la noche del jueves, Sagasti afirmó que los retos de su corto gobierno que culmina en julio del 2021 son la reactivación económica del país minero, la lucha contra la pandemia del coronavirus y la realización de unas elecciones generales "limpias" el 11 de abril.

Sagasti, de 76 años, afirmó que debido al golpe a la actividad productiva por las restricciones de la pandemia la recaudación fiscal cayó este año un 30% y "nos queda un hueco enorme en el presupuesto público" que se tiene que financiar.

"Felizmente debido a años de prudencia económica, que continuaremos sin ningún resquebrajamiento y que mantendremos, nuestro país tiene la capacidad de endeudarse a tasas de interés relativamente razonables", dijo el mandatario en la primera entrevista con un medio de prensa tras su asunción del cargo.

"Cuando uno tiene espacio para endeudarse y estás en crisis eso es lo que tienes que hacer", afirmó en una de las instalaciones en el Palacio de Gobierno en el centro de Lima.

La economía del segundo mayor productor mundial de cobre se contraería este año un 12,5%, en su peor desempeño en un siglo según proyecciones oficiales, en medio de un histórico estímulo económico de casi un 20% del PIB para reactivar la producción.

Sagasti, dijo que por la coyuntura de crisis económica y sanitaria en el país no es urgente plantear una nueva Constitución como lo reclama un sector de la población que lideró las recientes protestas.

"Son dos cosas que hay que financiar", dijo Sagasti. "Parte va ser para financiar el servicio de la deuda existente y parte va ser para financiar el déficit fiscal altísimo", precisó.

Más bonos por la pandemia. El mandatario manifestó que para reactivar la economía buscará mejorar la "eficiencia" en el gasto y la inversión pública y también acelerar la entrega de ayuda económica con bonos en efectivo a la población mas afectada por la pandemia.

A la consulta de que si el Gobierno planea entregar mas bonos, el mandatario contestó: "Está habiendo una evaluación en curso para ver si es posible o no". "El que entreguemos bonos adicionales depende de una evaluación que ya empezó a hacer en primer lugar la ministra de Desarrollo e Inclusión Social".

Sobre los sectores económicos del país Sagasti dijo que si bien la minería es importante hay otros rubros como el agrícola, el pesquero, forestal que tienen enorme potencial para empujar.

"No nos obsesionemos solamente con un sector de la economía en un país que es tan rico y que tiene diversidades de diversidades en cuanto a recursos naturales", refirió.

Otra tarea será impulsar un plan denominado "Perú hambre cero" para proveer de alimento a millones de peruanos en crisis por la pandemia, el cual reactivará el sector agropecuario.

"Lo que genera prosperidad en las zonas mas deprimidas y lo que genera seguridad alimentaria en términos de producción de alimentos es la pequeña agricultura, entonces pensaremos en cómo reactivar este sector de la economía", dijo.

El ingeniero y legislador centrista asumió el poder el martes, tras la renuncia de Manuel Merino presionado por fuertes protestas ante la impopular decisión del Congreso dominado por la oposición de destituir al mandatario Martín Vizcarra debido a acusaciones de corrupción.

"No es el momento" de plantear una nueva Constitución. Sagasti, dijo que por la coyuntura de crisis económica y sanitaria en el país no es urgente plantear una nueva Constitución como lo reclama un sector de la población que lideró las recientes protestas.

"Creo que después de un periodo tan turbulento, tan cargado de protestas, de incluso algo de violencia, lo mas importante en este momento es devolverle la calma, devolver la tranquilidad a la ciudadanía", dijo Sagasti en una de las instalaciones del Palacio de Gobierno en el centro de Lima.

"(...) Creemos que es una tarea que el próximo gobierno libremente elegido por la ciudadana tome la decisión o no, de plantear la reforma de la constitución o una nueva constitución", dijo Sagasti.

En las últimas protestas que tumbaron a Merino y permitieron la asunción de Sagasti, los manifestantes querían además de una reforma del desprestigiado Congreso, una nueva Carta Maga. Muchos jóvenes que lideraron las protestas afirman que no pararán hasta conseguir una nueva constitución.

Analistas han hecho comparaciones entre las incipientes protestas de Perú y las de Chile, que duraron meses y terminaron con el gobierno llamando a un referéndum sobre si hacer o no una nueva constitución, que fue votado favorablemente por casi un 80%.

"No nos parece una prioridad inmediata", dijo Sagasti sobre la posibilidad de apoyar a realizar un referéndum o un cambio de la actual constitución peruana, que fue creada por el exmandatario Alberto Fujimori en 1993 tras cerrar un Congreso liderado por la oposición y gobernar con mano dura.

 

Los agentes del mercado temen que una nueva Carta Magna -planteada sectores de la izquierda peruana- convierta al Estado peruano en un interventor en desmedro de la iniciativa privada, con el peligro de perder la estabilidad económica.

En las últimas dos décadas, Perú creció con las tasas más altas en América Latina y redujo su pobreza a un 20% desde un 60%. Este año la pobreza aumentará a un 30% por la pandemia.

No a la impunidad. Sagasti afirmó asimismo que en el terreno político una tarea crucial es realizar elecciones transparentes el 11 de abril y tener una transferencia ordenada al nuevo gobierno el 28 de julio 2021, día del bicentenario de la independencia del país.

"No nos olvidemos que estamos en medio de un proceso electoral", dijo. "En una situación tan compleja como esta, es importante garantizar la idoneidad de las elecciones", agregó.

Sagasti dijo además que su Gobierno no permitirá que la muerte de los dos jóvenes y los heridos que dejaron las protestas se quede sin justicia, pero señaló que, sin embargo, no se debe estigmatizar a toda la policía por los abusos de algunos.

"No dejaremos impunes de ninguna manera aquellos que han cometido estos actos de violencia y de violación de los derechos humanos, pero tampoco nos pasaremos al otro lado diciendo que toda la policía es así", refirió. "Por eso no manchemos a toda la policía, por el efecto de la actitud de algunos elementos".

Sobre la decisión el jueves del Tribunal Constitucional que rechazó una demanda para determinar si hubo abuso del Congreso en la remoción del ex presidente Vizcarra, Sagasti dijo que respeta la decisión pero que aguardaba que la corte zanjara el tema.

"Esperábamos que el Tribunal Constitucional ayudara a dar una interpretación a esta frase tan complicada que es incapacidad moral permanente" en la aprobación de una vacancia presidencial en el Congreso, afirmó el mandatario.

"Creo que hubiera sido un poco mas útil para la estabilidad política de nuestro país que tengamos algunos criterios", dijo.