Río de Janeiro.- Las cuentas del sector público brasileño, que incluyen el Gobierno Federal, los estados, los municipios y las empresas estatales, registraron un déficit primario de 61.782 millones de reales (US$14.536 millones) en 2019, lo que equivale al 0,85% del Producto Interno Bruto (PIB) y el sexto año seguido en negativo, informó hoy el Banco Central.

La cuenta, divulgada por el ente emisor, supone que los ingresos por impuestos y contribuciones del Gobierno brasileño fueron inferiores a los gastos. La cifra no incluye los gastos con el pago de los intereses de la deuda pública.

Pese a ser el sexto año seguido con déficit, se trata del mejor resultado desde 2014. En 2017 y 2018, el déficit de las cuentas del sector público brasileño representaron el 1,69 y el 1,57% del PIB respectivamente.

Según los números divulgados, el déficit del Gobierno Federal fue de 88.889 millones de reales (US$20.915 millones), mientras que los estados y municipios tuvieron juntos un superávit de 15.916 millones de reales (US$3.745 millones). Por su parte, las empresas estatales también tuvieron un superávit primario, de 11.831 millones de reales (US$2.783 millones).

Con el resultado de las cuentas públicas en 2019, la meta del Gobierno quedó cumplida, al esperarse un déficit de hasta 132.000 millones de reales (US$31.000 millones).

La deuda bruta del sector público, que en 2018 era del 76,5% del PIB, cayó en 2019 al 75,8% del PIB, según el Banco Central.