Londres. El último desplome de los mercados en Argentina no se ha contagiado a otros países emergentes como en ocasiones anteriores, en parte por la menor exposición del país en los mercados de crédito e inversiones.

La economía y el sistema bancario de Argentina son probablemente demasiado pequeños para contagiar por sí mismos. Y si bien las economías emergentes están claramente tensionadas por el comercio mundial y el temor a una recesión, todavía no se han visto sacudidas por el último tsunami financiero en Argentina.

Unos US$3.400 millones han salido de los mercados emergentes fuera de América Latina esta semana, según datos del Instituto de Finanzas Internacionales, pero analistas dicen que solo una parte se debe a la derrota del presidente Mauricio Macri en las primarias del domingo, que provocó que el peso perdiera más de un tercio de su valor en tres días.

El desplome de la moneda argentina recuerda el último episodio traumático de este tipo en 2018, que contribuyó a la salida de miles de millones de dólares de los mercados emergentes de todo el mundo.

La sacudida de esta semana inicialmente provocó algunas ventas de deuda y acciones en Sudáfrica, Indonesia y Tailandia y una baja de las monedas de Turquía, México, Brasil y Sudáfrica.

El contagio ha sido menos severo esta vez y al final de la semana comenzó a desvanecerse fuera de Argentina. Analistas sostuvieron que la actual crisis es una réplica decreciente de lo que ocurrió en 2001, 2014 y 2018.

Sin embargo, el contagio ha sido menos severo esta vez y al final de la semana comenzó a desvanecerse fuera de Argentina. Analistas sostuvieron que la actual crisis es una réplica decreciente de lo que ocurrió en 2001, 2014 y 2018.

"Las consecuencias directas de la crisis de Argentina en el resto del mundo emergente deberían ser limitadas, ya que la huella económica de Argentina ha disminuido y es una economía relativamente cerrada", dijo Stéphanie de Torquat, estratega de Lombard Odier.

El índice de Mercados Emergentes MSCI de acciones ha caído un 1,4% en la semana, menos que la baja del 2,2% de su equivalente global. Argentina tiene un peso relativo de solo 0,26% dentro del índice, significativamente menos que países como Brasil, cuya incidencia alcanza un 8,1%.

Los mercados de bonos también se han recuperado, con el índice de mercados emergentes en dólares de Bloomberg Barclays nuevamente en territorio positivo durante el mes, revirtiendo una caída del 1% por las elecciones.

"Argentina no es el mayor emisor (de deuda) en los mercados emergentes, solo representa el 2% o el 2,5% en los índices, es bastante manejable desde una perspectiva de contagio más amplia", dijo Shamaila Khan, directora de deuda de mercados emergentes de AllianceBernstein en Nueva York.

"En un año como este, cuando los mercados emergentes han tenido retornos muy fuertes, no creo que el movimiento en Argentina vaya a descarrilar el apetito por los mercados emergentes".

La economía argentina, la segunda más grande de Sudamérica, atraviesa una recesión desde el año pasado, mientras que los activos en su sistema bancario, que han crecido relativamente bien, representan alrededor del 20% del PIB.

Brasil, uno de sus principales socios comerciales, es más vulnerable al contagio directo, pero el comercio de Argentina con otros mercados emergentes es más limitado fuera de China, Chile y Vietnam.