Ciudad de México.- La austeridad del gobierno federal se volvió a ver reflejada en el mes de febrero de este año, especialmente en los ramos administrativos que registran a las dependencias de gobierno, pues su gasto se redujo 45,2%, en términos reales y respecto de lo ejercido en febrero del 2018, con lo que gastaron 52.440.7 millones de pesos (US$2.697 millones).

De acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el mayor recorte se registró en la Secretaría de Desarrollo Social, que ahora es la Secretaría del Bienestar, en 93%, al pasar de 20.323. millones de pesos en 2018 (US$1.045 millones) a 1.480,3 millones de pesos (US$76.115).

Lo mismo se observó en la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano en 87,2%, con lo que ejerció 206,8 millones de pesos (US$10.594 millones), según el reporte de finanzas y deuda pública que da a conocer la SHCP.

También la Secretaría de Comunicaciones y Transportes tuvo una reducción del 81,7%, respecto de febrero del 2018 y ejerció 1.412,5 millones de pesos (US$72.618 millones).

La Oficina de la Presidencia tuvo una disminución de 81,6%, al pasar de 214.4 millones de pesos (US$11.026 millones) a 41.1 millones de pesos (US$ 2.113 millones), según los datos de Hacienda.

Con respecto a los ramos autónomos se percibió una reducción del 7,7% en febrero, con lo que se erogaron 6.411 millones de pesos (US$329.715 millones), siendo el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación la más recortada en 43,6%.

El Instituto Nacional Electoral tuvo una reducción del 33%, al pasar de 1.527 millones de pesos (US$78.533)a 1.064.2 millones de pesos (US$54.721) en federo del 2019.

Reducen el gasto en inversión física. De esta manera, el gasto programable donde se registran todos los gastos de las dependencias de gobierno, los ramos autónomos y otros rubros tuvo una disminución del 16,6%, con un gasto total de 260.160 millones de pesos (US$13.379 millones).

En dicho rubro presupuestal, si bien el gasto corriente registró una reducción del 14,2%; también la inversión física se ajustó en 26,1%, con lo que se ejercieron 37.906 millones de pesos (US$1.949 millones).

La recaudación por el Impuesto al Valor Agregado (IVA) registró una segunda reducción del 2,9%, respecto del primer bimestre del 2018, con lo que aportó al erario 75.017 millones de pesos (US$ 3.858 millones); mientras que el Impuesto Sobre la Renta (ISR) creció 5,4%, lo que significó recursos por 134.606 millones de pesos (US$ 6.922 millones).

El Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a combustibles volvió a ceder a las arcas del gobierno dejando ingresos por 22.023 millones de pesos (US$1.132 millones), un incremento del 38,2%, con respecto a enero-febrero del 2018.

Registran superavit. El balance financiero del sector público registró un superávit de 15.108 millones de pesos (US$776.998), lo cual contrasta con el déficit de febrero del año pasado que fue por 47.385 millones de pesos (US$2.436 millones).

Sin embargo, si se considera el balance financiero acumulado, es decir, enero y febrero el déficit es de 27.626 millones de pesos (US$1.420 millones), el cual es menor al déficit de 2018 de 67.804 millones de pesos (US$3.487 millones).

Lo mismo se observa en el balance primario, en el que se registra un superávit de 46.228 millones de pesos (2.377 millones) en febrero y en el acumulado es por 57.665 millones de pesos (US$2.965 millones).