Santiago. En una economía cada vez más globalizada e interconectada, lo que sucede en una parte del mundo tiene consecuencias importantes en otra. Es así como la desaceleración que afecta las grandes economías a nivel global tiene profundas repercusiones en América Latina, convirtiéndose en el riesgo más importante en la región para 2019, según la opinión de empresarios y directivos de diversos sectores de la industria y la producción, consultados en la Encuesta Global de Gestión de Riesgos 2019 de Aon.

La lenta recuperación económica, que afecta economías sólidas como las de Estados Unidos y Europa pasa factura a todos los países de la región, que cuentan con ellos como sus principales socios comerciales y padecen por lo tanto sus mismas problemáticas.

Otros factores, como las elecciones de nuevos gobiernos en muchos países de la región y la pérdida de confianza de los inversionistas en las economías emergentes, también tienen que ver con esta percepción de peligro.

Así lo ratifica la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), según la cual, uno de los mayores desafíos para la economía de América Latina en 2019 es la reducción abrupta del financiamiento externo, teniendo en cuenta un escenario económico mundial de menor crecimiento, tanto en países desarrollados como en economías emergentes.

Los ataques cibernéticos/violaciones de datos se espera que lleguen al tercer riesgo general más alto en 2022 en el contexto global y, por primera vez, se prevé que el riesgo cibernético se encuentre en la lista de los 10 principales de América Latina para el próximo año.

En Latinoamérica, como en el resto del mundo, las organizaciones, industrias y economías enfrentan más riesgos que en años anteriores. Y, por ende, una menor capacidad de reacción frente a la amplia gama de riesgos que amenazan incluso la continuidad y/o sostenibilidad de su negocio.

De acuerdo con Raimundo del Rio, CEO de Aon Chile, “con las condiciones económicas mundiales volátiles y los rápidos cambios en la economía digital y colaborativa de hoy en día, estos riesgos principales, se están volviendo cada vez más impredecibles, dificultando a las organizaciones mantenerse preparadas para afrontarlos y mitigarlos, sobre todo porque muchos de ellos no son asegurables o solo son parcialmente asegurables".

Como resultado, añade el experto, "los administradores de riesgos deben adoptar la gestión de riesgos en lugar de la transferencia de riesgos para mitigar estas amenazas y proteger a sus organizaciones de la posible volatilidad. Esto, combinado con el uso de datos y análisis predictivos que pueden generar información procesable, ayudará a las empresas a proteger sus resultados finales mientras se adaptan a cambios acelerados y fluctuaciones económicas”.

Hallazgos clave adicionales. Una fuerza laboral que envejece aparece también con un riesgo que crece, tanto en el contexto global como en el regional. En general, el envejecimiento de la población junto con la escasez de mano de obra no solo cambia la trayectoria social y económica de un país, sino que también crea volatilidad dentro de las organizaciones.

 

Por otro lado, el cambio climático pasa a tomar una ubicación relevante debido a que la frecuencia y la gravedad de las catástrofes naturales están contribuyendo a aumentar las preocupaciones sobre el impacto en la economía mundial.

Y finalmente, los ataques cibernéticos / violaciones de datos se espera que lleguen al tercer riesgo general más alto en 2022 en el contexto global y, por primera vez, se prevé que el riesgo cibernético se encuentre en la lista de los 10 principales de América Latina para el próximo año.

“A nivel regional y en Chile también, nos llama la atención que, si bien las organizaciones en América del Norte consideran que el riesgo cibernético es la amenaza número uno, éste no se ha incluido en la lista de los 10 principales riesgos, donde la conciencia pública sigue siendo relativamente baja”, comenta Del Rio.

 

La Encuesta de Gestión de Riesgo Global 2019 de Aon este año se genera sobre la cantidad más grande de encuestados que ha participado históricamente: se recibieron respuestas de más de 2.600 gestores de riesgo de 33 países que representan organizaciones pequeñas, medianas y grandes, que operan en 60 países.

Los perfiles de los participantes abarcaron organizaciones pequeñas, medianas y grandes, incluidos encuestados de empresas privadas, organizaciones públicas, gubernamentales y entidades sin ánimo de lucro.

Aon es una firma líder mundial de servicios profesionales que ofrece soluciones de riesgo, retiro y salud. Con participación en 120 países, empodera los resultados para los clientes mediante el uso de datos y análisis propios para proporcionar conocimientos que reducen la volatilidad y mejorar el rendimiento.

*Puede acceder al informe completo en www.aon.com/2019GlobalRisk.