Sao Paulo. El número de desempleados en Brasil llegó a poco más de 12 millones en el trimestre finalizado en noviembre con la octava caída seguida de la tasa de desempleo, dando continuidad a una lenta recuperación del mercado de trabajo y la informalidad récord.

La tasa de desempleo de Brasil alcanzó el 11,6% en los tres meses hasta noviembre, del 11,7% en el trimestre hasta octubre, pero en un escenario marcado también por el desaliento de los trabajadores.

El dato que consta en la Pnad Continua y presentado este viernes por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) quedó ligeramente por encima de la expectativa en investigación de Reuters que estimaba una tasa del 11,5% en ese período.

En el trimestre hasta noviembre, el número de desempleados en Brasil cayó a 12.206 millones, contra 12.351 millones en el trimestre hasta octubre y 12.571 millones en el mismo período del año pasado.

El número de personas sin contrato en el sector privado fue de 11.689 millones, lo que representa un aumento del 4,7% de la informalidad en la comparación con el año pasado.

El número de desanlentados en ese período, o la cantidad de trabajadores que desistieron de buscar una vacante, permaneció alto, aunque mostró reducción a 4.705 millones de 4.733 millones en el trimestre hasta octubre.

En una economía que camina sin aliento expresivo, el trabajo formal continúa en degradación y, de acuerdo con el IBGE, la informalidad alcanzó en el trimestre hasta noviembre un nivel récord en la serie histórica de la investigación, iniciada en 2012, en medio de factores como la falta de la estabilidad, el rendimiento bajo y la falta de seguridad previsional.

El empleo con cartera firmada registró un descenso del 0,8% en relación a los tres meses hasta noviembre de 2017, a 32.962 millones de personas.

Por su parte, el número de personas sin contrato en el sector privado fue de 11.689 millones, lo que representa un aumento del 4,7% en la comparación con el año pasado.

"Desde el segundo trimestre de 2018, se percibió una caída significativa de la desocupación, lo que sería una noticia excelente no fuera por el hecho de que ella viniera acompañada por la informalidad. Es decir, en términos de calidad, hay una falla en ese proceso de recuperación", afirmó el coordinador de la investigación en el IBGE, Cimar Azeredo.

En noviembre, Brasil registró una creación neta de 58.664 vacantes formales de empleo, en el mejor dato para el mes desde 2010, de acuerdo con datos del Ministerio de Trabajo.