Quito. La tasa de desempleo en Ecuador cayó a un 6,6% en septiembre por la reactivación paulatina de las actividades económicas tras un duro confinamiento por la pandemia del coronavirus, que permitió recuperar fuentes de empleo en varios sectores, dijeron este jueves funcionarios, que se mostraron satisfechos con la cifra.

La cifra está muy por debajo del 13,3% reportada en el bimestre mayo-junio a través de una encuesta telefónica, pero aún se mantiene por arriba del 4,9% de septiembre del 2019, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

"La proporción de personas que por el efecto de la pandemia durante los meses fuertes de confinamiento fueron trasladadas a la inactividad ya están regresando a la condición normal", dijo el director del INEC, Diego Andrade, a periodistas.

En septiembre 522.620 ecuatorianos se encontraban sin empleo frente al millón de personas desempleadas registradas en junio, según los datos oficiales.

Ecuador comenzó a relajar su estricto confinamiento a mediados de mayo y paulatinamente ha impulsado una reactivación económica con la apertura de playas, restaurantes y gimnasios.

El ministro de Trabajo, Andrés Isch, justificó la caída del desempleo con la aplicación de una ley humanitaria vigente desde junio que autoriza acuerdos mutuos entre trabajadores y empresas para modificar condiciones económicas, celebrar contratos emergentes y reducir la jornada laboral.

"Son cifras mejores que las esperadas. Hay políticas que están funcionando bien y Ecuador fue probablemente uno de los primeros países en comenzar a abrir su economía de forma ordenada y responsable", añadió el funcionario.

El subempleo también registró una caída en septiembre a 23,4% desde el 34,5% reportado en el bimestre mayo-junio, pero se mantiene alto frente al 19,7% del mismo mes del 2019.

Los sectores que fomentaron el empleo en septiembre fueron la construcción, la manufactura y el comercio.

Los sindicatos de trabajadores han dicho que las medidas adoptadas por el Gobierno no son suficientes para contener los despidos y que el Gobierno está restando sus derechos laborales.