Ciudad de México. En octubre del 2018 la población desempleada en México tocó su menor nivel desde que se tienen registros (2005). La Tasa de Desocupación fue de 3,19%, esta situación implica que en el país tres de cada 100 habitantes de 15 años o más asegura estar buscando empleo sin conseguirlo.  

La población desempleada está representada en su mayoría por mexicanos con grados mayores de estudios (media superior o superior). De cada 100 desocupados al menos 80 presentan un nivel de instrucción mientras que los 20 restantes no concluyeron sus estudios de secundaria, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Inegi.

En la clasificación de género, las cifras muestran que el desempleo afecta más a las mujeres. Por cada 100 mexicanas de 15 años o más cuatro de ellas no encuentran trabajo, la cifra para los hombres se reduce a tres por cada 100.

Además de quienes se encuentran en situación de desempleo, también se consideran a quienes aún teniendo alguna actividad laboral sus necesidades le demandan que busque algún otro empleo. Esta proporción se mide a través de la Tasa de Subocupación, que se colocó en 6,62% en octubre de este año, lo que implica que 6 de cada 100 ocupados requieren ofrecer más tiempo al trabajo para completar sus gastos.

La Tasa de Ocupación en octubre fue de 96,8%, lo que implica que de cada 100 personas en edad laboral 97 sí están trabajando en alguna actividad económica.

Los que sí están empleados, ¿cómo y dónde trabajan? La Tasa de Ocupación en octubre fue de 96,8%, lo que implica que de cada 100 personas en edad laboral 97 sí están trabajando en alguna actividad económica.

Sin embargo, de todos estos trabajadores en el país el 55,3% lo hace de manera informal, lo que implica que está en condiciones vulnerables de empleo por la naturaleza de la unidad para la que trabaja, que pueden incluir la ausencia de seguridad social y otras prestaciones o el pago de su salario de manera inconstante.

En México 70 de cada 100 ocupados son trabajadores subordinados y remunerados, es decir, ocupan un puesto o plaza en alguna unidad económica. Otros 20 trabajan por cuenta propia sin contratar empleados. Sólo 5 son patrones o empleadores y los 5 restantes son trabajadores no remunerados, es decir, desempeñan en negocios familiares realizando alguna actividad productiva pero sin un acuerdo formal de remuneración monetaria.

De acuerdo con cifras de la ENOE, del total de personas ocupadas 42,9% trabaja en el sector servicios, 18,4% en el comercio (mayorista o minorista), 17,0% en la industria manufacturera, 12,0% en la agricultura, 8,5% en el sector constructor y el resto en otras actividades como la minería, la generación y transmisión eléctrica, de agua y gas.