Montevideo. La tasa de desempleo en Uruguay subió en febrero a un 10,5%, su nivel máximo en 13 años, informó hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE), que aún no mide el impacto en el mercado laboral registrado desde marzo por la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19).

El aumento de la desocupación fue de 2,1 puntos porcentuales en comparación con febrero de 2019 (8,4%) y de 2 puntos en relación a enero (8,5%), detalló el INE.

El resultado mensual se explicó por el descenso de la tasa de empleo (demanda de trabajo) a 56,4% (desde un 57,2) y a un incremento de la tasa de actividad (oferta de trabajo) a 63% (desde 62,4).

Tras verificar mínimos históricos, en los últimos tres años la desocupación mostró una lenta tendencia ascendente y se estimó en 8,9% en 2019, el mayor registro anual desde 2007 (9,4%).

Según el INE, en el segundo mes de 2020 la incidencia del desempleo entre las mujeres fue mayor, con una tasa de 12,4%, superior al 8,8% registrada entre los varones.

El indicador fue más alto en Montevideo (10,6), la capital que concentra casi la mitad de la población uruguaya, en relación al interior del país (10,4).

El 22,9% de los que trabajaron dijo que no aportó a la seguridad social.

La declaración de la emergencia sanitaria el pasado 13 de marzo, tras la confirmación de los primeros casos de la COVID-19, y la exhortación al "distanciamiento social" con la suspensión de espectáculos y el cierre de centros comerciales, llevó a un inédito incremento del número de envíos al seguro de desempleo en sectores como el comercio y los servicios.

Como respuesta a los efectos económicos de la pandemia, el gobierno del presidente Luis Lacalle Pou anunció la creación del Fondo Coronavirus para atender las necesidades sanitarias y sociales, que se nutrirá con aportes de recortes en los salarios elevados del Estado, utilidades de empresas públicas y préstamos de organismos multilaterales de crédito.