Quito. El directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó este lunes un préstamo para Ecuador por un monto de US$4.200 millones en tres años.

Se trata de un acuerdo técnico de asistencia financiera, expedido en el marco de un paquete internacional destinado a promover reformas estructurales en el país, que permite el desembolso inmediato de US$652 millones.

"Las autoridades ecuatorianas están implementando un amplio programa de reformas con el objetivo de modernizar la economía y allanar el camino para un crecimiento sólido, sostenido y equitativo”, dijo en un comunicado la directora gerente del organismo, Christine Lagarde.

El convenio forma parte del Servicio Ampliado del FMI (SAF) y brindará apoyo a las políticas económicas del gobierno ecuatoriano en los próximos tres años.

Lagarde destacó que el gobierno de Ecuador busca "reforzar la posición fiscal y mejorar la competitividad”, lo que servirá para "disminuir las vulnerabilidades, robustecer la dolarización y, con el tiempo, fomentar el crecimiento y la creación de empleo”.

Lagarde destacó que el gobierno de Ecuador busca "reforzar la posición fiscal y mejorar la competitividad”, lo que servirá para "disminuir las vulnerabilidades, robustecer la dolarización y, con el tiempo, fomentar el crecimiento y la creación de empleo”.

Según el FMI, "los ahorros generados por estas medidas permitirán aumentar el gasto en asistencia social a lo largo del programa”.

Restablece confianza. A los fondos otorgados por el FMI hay que agregar un apoyo financiero de casi US$6.000 millones, también por tres años, del Banco de Desarrollo de América Latina-CAF, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Fondo de Reserva Latinoamericano (FLAR) y el Banco Mundial.

A eso se sumarán préstamos del Banco Europeo de Inversiones (US$380 millones), del Fondo Latinoamericano de Reservas (US$280 millones) y de la Agencia Francesa de Desarrollo (US$150 millones).

El ministro de Economía de Ecuador, Richard Martínez, celebró el crédito del FMI señalando que esto "restablece la confianza” de la comunidad financiera mundial en el país "para que los inversionistas locales y externos puedan ampliar sus inversiones y que eso se traduzca en más y mejores empleos”.

El ministro añadió que esto es obra del trabajo que viene realizado el gobierno de Lenín Moreno para resolver los problemas fiscales que enfrenta el país.