Londres. El dólar extendía sus ganancias este miércoles y tocaba máximos de varios años contra divisas de economías emergentes, dado que empresas e inversores preocupados por la epidemia de coronavirus se apresuraban a comprar la moneda de mayor liquidez global.

Otras divisas importantes retrocedían frente al billete verde, en medio de señales de estrés en el sistema financiero y luego de que los bancos centrales reanudaran sus esfuerzos por mantener a los mercados de capitales fluyendo con normalidad.

La Reserva Federal dijo el martes que reactivará una línea de crédito utilizada durante la crisis financiera del 2008 para traspasar directamente créditos a empresas y hogares.

Asimismo, tanto el Banco Central Europeo (BCE) como el Banco de Inglaterra (BoE) realizarán subastas en dólares más tarde el miércoles, que posiblemente serán observadas de cerca por los mercados.

"Esta es la historia de un dólar fuerte. La acción de la Fed fue mejor que hacer nada y al mismo tiempo el foco está puesto en las señales sobre cuándo finalizará la crisis", dijo Jane Foley, estratega senior de monedas de Rabobank.

Los mercados se derrumbaron este mes porque los inversores liquidaron casi todos sus activos en busca de efectivo, lo que elevó el valor del dólar y el costo de endeudamiento en divisa estadounidense en el exterior.

Por la mañana, el dólar operaba con alza de casi un 0,3% frente a una cesta de monedas, luego de tocar previamente un máximo de casi tres años. El índice ha ganado más de un 5% en las últimas dos semanas.

Sólo las monedas consideradas de refugio lograban mantener terreno ante la solidez del dólar. El yen sumaba alrededor de 0,2%, a 107,42 unidades por dólar, y el franco suizo subía a un ritmo similar, a 0,998 unidades por dólar.