La economía de Brasil se contrajo un 0,1% en los tres meses hasta junio, dijo este miércoles el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), ya que la recuperación se estancó más de lo que esperaba el mercado.

La caída en el Producto Interno Bruto (PIB) de Brasil desde el trimestre anterior fue peor que la mediana prevista de un crecimiento del 0,2% en un sondeo de Reuters y marcó una fuerte desaceleración desde el crecimiento del 1,2% en el primer trimestre del año.

El salto del 12,4% de la economía con respecto al año anterior también fue menor que el aumento del 12,8% que los economistas esperaban a partir de una línea de base golpeada por una pandemia.

El revés para el repunte económico de Brasil en el segundo trimestre se produjo cuando una segunda ola severa de casos de COVID-19 desencadenó restricciones en las principales ciudades, lo que pesó sobre el consumo de los hogares y la manufactura.

Aún así, más gasto público y más dinamismo en la actividad de servicios ayudaron a evitar una baja más produnda, compensando una caída en las inversiones fijas y una producción agrícola más débil durante una cosecha de café que enfrentó dificultades.

La inflación también se ha disparado durante la recuperación, provocando agresivas subidas de tasas de interés por parte del banco central y pesando sobre las perspectivas para el próximo año, cuando el presidente Jair Bolsonaro enfrenta una batalla cuesta arriba para ganar la reelección.

El presidente del Banco Central, Roberto Campos Neto, dijo a los legisladores que los últimos datos del PIB podrían reducir la perspectiva de crecimiento del consenso del mercado para este año.

"Con el número de hoy, creemos que puede haber una ligera revisión a la baja, veamos", dijo en una audiencia en el Congreso.

Sin embargo, es poco probable que cambie el pronóstico anual del Ministerio de Economía y aún se espera que la economía de Brasil crezca más del 5% este año, dijo a Reuters el secretario de Política Económica, Adolfo Sachsida.

A medida que la vacunación cobra fuerza y el recuento de casos de coronavirus sigue cayendo, el consenso en una encuesta semanal de economistas del banco central subió hasta una proyección del 5,3% para el PIB este mes, antes de establecerse en el 5,2% en el último sondeo.