Brasilia. La actividad económica en Brasil disminuyó en marzo, mostró este miércoles un indicador del Banco Central, lo que da más peso a la visión de los encargados de las políticas de que la economía se contrajo en el primer trimestre.

El índice de actividad económica del Banco Central de Brasil (IBC-Br), medición considerada como una especie de precedente al Producto Interno Bruto (PIB), se contrajo un 0,28% en marzo respecto al mes previo, lo que resultó en un declive de 0,68% en el primer trimestre.

El resultado fue peor que la expectativa de caída del 0,20% en la encuesta de Reuters, y siguió a retrocesos de 0,98% y 0,11%, respectivamente, en enero y febrero.

Con ello, el indicador presentó una contracción del 0,68% en el primer trimestre en relación a los tres meses anteriores, en número desestacionalizado.

En la comparación con marzo de 2018, la actividad económica presentó una caída del 2,52% y, en el acumulado en 12 meses, tuvo alza del 1,05%, según cifras observadas.

Después de la divulgación de los últimos números, Goldman Sachs redujo la expectativa para el PIB en el primer trimestre a una contracción del 0,1%, desde un alza del 0,2% anterior, y ve un aumento del PIB de 1,2% en 2019, en lugar del 1,7% previo.

El mes de marzo fue marcado por contracciones tanto en la industria como en los servicios, en un ambiente de tasa de desempleo del 12,7% en el primer trimestre, con casi 13,4 millones de desempleados, y un número récord de desalentados.

La producción industrial cayó 1,3% en el mes, en el ritmo más fuerte de pérdidas para marzo en dos años, mientras que el volumen de servicios perdió un 0,7% en marzo.

Las ventas al por menor tuvieron un crecimiento del 0,3% sobre febrero, pero en un resultado por debajo de lo esperado.

"La economía sigue operando con un alto grado de ociosidad en términos de utilización de recursos. El progreso en la dirección de una consolidación fiscal permanece, en nuestra evaluación, siendo determinante para anclar el sentimiento del mercado, sostener el sentimiento de consumidores y empresas y aprovechar lo que ha sido hasta ahora una recuperación rasa y decepcionante", evaluó el director de investigación económica de Goldman Sachs para América Latina, Alberto Ramos.

Después de la divulgación de los últimos números, Ramos redujo la expectativa para el PIB en el primer trimestre a una contracción del 0,1%, desde un alza del 0,2% anterior, y ve un aumento del PIB de 1,2% en 2019, en lugar del 1,7% previo.

Los números del PIB relativos al inicio de 2019 serán divulgados por el IBGE el 30 de mayo. En el cuarto trimestre del año pasado, el PIB creció un 0,1% sobre el tercero y terminó en 2018 con una expansión del 1,1%, según datos del IBGE.

"Los indicadores de actividad económica del primer trimestre sugieren una caída del 0,2% del PIB en el período", estimó Bradesco en una nota.

Este martes, el Banco Central apuntó una "probabilidad relevante" de que la economía brasileña retrocedió ligeramente en el primer trimestre de este año sobre los tres meses anteriores.

Las expectativas de crecimiento para Brasil vienen sufriendo sucesivas reducciones. La encuesta más reciente realizada por el Banco Central por un centenar de economistas mostró que la estimación para la actividad en este año es de un crecimiento del 1,45%, hasta el 2,50% en 2020.

El ministro de Economía, Paulo Guedes, afirmó en audiencia pública en la Comisión Mixta de Presupuesto (CMO) del Congreso que la proyección de crecimiento del gobierno para la economía este año cayó al 1,5%. Por el momento, el gobierno estima oficialmente un alza del 2,2% del PIB.