La economía de Brasil probablemente se desplomó un 9,4% durante el segundo trimestre debido al impacto del brote de coronavirus en el país, su peor resultado trimestral, mostró una encuesta de Reuters.

La actividad económica comenzó a agitarse nuevamente después de que el presidente Jair Bolsonaro anunciara gastos fiscales para lidiar con las secuelas del Covid-19, pero el optimismo se ha visto sacudido por los temores de que este enfoque podría dañar la agenda de austeridad si se mantiene durante demasiado tiempo.

Brasil ha registrado más de 3,6 millones de casos de coronavirus desde el inicio de la pandemia, el peor brote después de Estados Unidos.

Los datos del Producto Interno Bruto (PIB), que se darán a conocer el 1 de septiembre, deberían iniciar un acalorado debate sobre el alcance de una vasta iniciativa de gasto que está erosionando rápidamente la posición del ministro de Economía, Paulo Guedes.

El creciente déficit presupuestario ha alimentado la preocupación entre los economistas, cuyas advertencias están aumentando la presión sobre un gobierno que ya enfrenta críticas por su enfoque de la crisis sanitaria, que ya cuesta casi 115.000 vidas.

El PIB probablemente cayó un 9,4% en el período de abril a junio respecto al trimestre anterior, tras una caída del 1,5% en el primer trimestre, según la media de estimaciones de 33 economistas consultados entre el 17 y el 21 de agosto. Las previsiones oscilaron entre un descenso del 7,5% y el 13,6%.

Casi todos los encuestados que respondieron preguntas separadas sobre el desempeño de los componentes del PIB citaron el gasto y la inversión privada como factores que pesaron la economía en el segundo trimestre, con el ingreso familiar debilitado por el aumento del desempleo y las empresas que frenaban el gasto de capital.

Como reflejo de una recuperación incipiente frente a la parálisis inicial, el tamaño estimado de la caída de la economía en términos anuales se redujo por segunda vez, y los analistas esperaban una contracción del 10,7%, en comparación con una pérdida proyectada del 12,7% en mayo.

“Las soluciones proporcionadas por varios gobiernos evitaron que la caída fuera aún más pronunciada”, escribieron analistas de MB Associados en un informe la semana pasada. “Los diversos programas de apoyo a la renta han ayudado a mantener un cierto patrón de consumo, especialmente entre las clases de ingresos más bajos”.

Además del aumento del gasto público en el segundo trimestre, los analistas esperaban ver el impacto del aumento del comercio brasileño, impulsado por una gran devaluación del real en medio de la pandemia.

“Los sectores mercantilizados, como la agricultura y la extracción de minerales, tendrán resultados muy razonables y algunos segmentos que en un principio parecían tener una caída más fuerte, como la construcción y la inversión, tendrán caídas menores de lo imaginado”, completó MB Associados.

Sin embargo, el deterioro de las cuentas públicas y su impacto político comienza a afectar nuevamente a los mercados locales.