Quito. La economía de Ecuador creció un 1,4% en 2018, impulsada por un mayor gasto del Gobierno y de los hogares y un buen desempeño del sector no petrolero, dijo este viernes el banco central del país.

La expansión está por encima de la estimación del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Gobierno ecuatoriano que preveían un crecimiento del 1,1% para el periodo.

El Banco Central del Ecuador estimó inicialmente que la economía dolarizada del país petrolero crecería un 2% en 2018, pero tras medidas de ajuste fiscal, como una menor inversión pública, revisó a la baja la previsión.

"El PIB (Producto Interno Bruto) alcanzó un crecimiento anual de 1,4%, totalizando US$108.398 millones en términos corrientes", explicó la entidad en un comunicado.

"El PIB (Producto Interno Bruto) alcanzó un crecimiento anual de 1,4%, totalizando US$108.398 millones en términos corrientes", explicó la entidad en un comunicado.

El sector no petrolero creció el año anterior un 2% por el mayor dinamismo de la acuicultura y la pesca de camarón, servicios sociales como educación y salud, y alojamiento y servicios de comida.

El sector petrolero se contrajo un 4% en 2018 por una caída de la producción de crudo y por paradas programadas en las refinerías del país, que obligó a las autoridades a importar más derivados, explicó el banco.

Ecuador alcanzó recientemente un acuerdo con el FMI por unos US$4.200 millones para un programa de tres años, que implica medidas fiscales y cambios estructurales en varios sectores, en un intento por reducir un abultado déficit fiscal y un fuerte endeudamiento externo.

Con los ajustes fiscales, el multilateral prevé que la economía de Ecuador se contraiga un 0,5% este año, pero pronostica una recuperación paulatina hasta alcanzar un crecimiento del 2,7% en 2022.

El Gobierno, por su parte, maneja un rango para el 2019 de entre una contracción del 0,5% y un crecimiento del 0,5%.