La economía de México se contrajo en el tercer trimestre más de lo que se estimó preliminarmente y lo que esperaba el mercado, en su primera caída desde que comenzó su recuperación de la pandemia, golpeada por la tercera ola de COVID-19 y cuellos de botella en las cadenas de suministro.

El Producto Interno Bruto (PIB) mostró un retroceso de un 0,4% a tasa trimestral, según cifras desestacionalizadas divulgadas este jueves por el instituto de estadística (INEGI), frente al dato estimado a finales de octubre de un 0,2%. Analistas consultados por Reuters esperaban una contracción de un 0,3%.

El mayor golpe de la pandemia a la segunda economía más grande de América Latina se produjo en el trimestre abril-junio de 2020, con un desplome de un 17,8%, cifra que fue revisada. Desde entonces, México había registrado cuatro períodos consecutivos de crecimiento trimestral.

Las actividades primarias crecieron un 1,3%, mientras que las secundarias, lideradas por la manufactura, subieron un 0,3%, y las terciarias o servicios descendieron un 0,9%, detalló el INEGI.

A tasa interanual, el PIB registró un avance de un 4,5% entre julio y septiembre, frente a una expansión de un 4,6% en cifras originales en el mismo período del año pasado.

La economía mexicana sufrió el año pasado una contracción de un 8,5%, su peor desempeño desde 1932 durante la Gran Depresión.