El Producto Interior Bruto (PIB) de México no recuperará los niveles previos a la pandemia hasta el 2024, debido al fuerte deterioro económico del país durante 2020, según un análisis realizado por Crédito y Caución.

Según la firma, el país norteamericano ha mostrado una "elevada vulnerabilidad a los efectos de la pandemia y medidas fiscales y monetarias limitadas, lo que anticipa una vuelta al crecimiento lenta y gradual".

Entre los motivos que explican el gran impacto del virus sobre la economía mexicana se encuentra la fragilidad del sistema sanitario azteca, su "estrecha sincronización" con el ciclo económico de Estados Unidos y su elevada dependencia del turismo. Además, su principal sector exportador, el automovilístico, sufrió una fuerte caída de la demanda externa y graves interrupciones en la cadena de suministro.

Por otra parte, Crédito y Caución indica que las medidas fiscales y monetarias del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador para contrarrestar la desaceleración han sido limitadas. "El banco central mantiene los tipos al 4%, un nivel relativamente alto, y los estímulos fiscales apenas equivalen al 1% del PIB", señala el estudio.

El informe puntualiza que las exportaciones de bienes deberían recibir un impulso gracias a las perspectivas económicas de Estados Unidos. No obstante, las expectativas de recuperación siguen dependiendo de la evolución de la pandemia y de la implementación de vacunas.

En este contexto, la recuperación será lenta y gradual, mientras que la incertidumbre en materia de política económica y la preocupación por la estabilidad institucional seguirán teniendo un impacto negativo en la confianza de las empresas.