Ciudad de México. La economía mexicana podría desacelerar su ritmo de crecimiento a un 1,9% en el 2019, aunque estará sostenida por el sólido consumo de las familias mexicanas, estimó este miércoles el administrador de activos SURA.

Para este año, el equipo de analistas de SURA Asset Management México estimó un aumento del Producto Interno Bruto (PIB) de alrededor de un 2,2%, de acuerdo con las proyecciones difundidas por la firma en un comunicado.

El próximo año la volatilidad "probablemente" seguirá siendo la principal protagonista a nivel global debido a "los fantasmas del proteccionismo", el desenlace del proceso de salida de Reino Unido de la Unión Europea (Brexit) y los aumentos en la tasa de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed, en inglés), indicó SURA.

"El entorno de 2018 ha sido complejo y complicado en materia de inversiones, pues a pesar de tener condiciones macroeconómicas favorables en términos generales, hemos visto que la mayoría de los activos financieros a nivel global han tenido un desempeño negativo en términos de dólares", advirtió el holding latinoamericano.

"El deterioro en la percepción del riesgo en México continúa tanto a nivel interno como externo, lo que genera incertidumbre y volatilidad en el mercado mexicano", agregó la empresa de servicios financieros.

"El deterioro en la percepción del riesgo en México continúa tanto a nivel interno como externo, lo que genera incertidumbre y volatilidad en el mercado mexicano", agregó la empresa de servicios financieros.

Los analistas de SURA consideraron que en el 2018 la economía mexicana experimentó una buena recuperación en los sectores que habían condicionado la baja del PIB: la construcción y la minería.

Por su parte, el sector manufacturero (que depende de los ciclos económicos de Estados Unidos) regresó "a la tímida senda de la recuperación", la cual se podría prolongar hacia el 2019 tras la firma del Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC) de libre comercio, en noviembre pasado.

"Sin embargo, la debilidad reciente de la demanda global, al igual que un sector automotriz con claras señales de fatiga que no serán resueltas con el nuevo acuerdo comercial, ponen en riesgo el panorama", advirtió.

"La alta resistencia que ha mostrado el consumo de las familias mexicanas en los últimos años seguirá siendo el principal motor de crecimiento", agregó la empresa que opera en las áreas de pensiones, ahorro e inversión.

México, la segunda mayor economía de América Latina después de Brasil, se expandió un 2,1% en 2017.

De acuerdo con las estimaciones del nuevo gobierno, que asumió el pasado 1 de diciembre, la economía mexicana podría crecer este año un 2,3%, y entre el 1,5% y 2,5% en 2019.