Ciudad de México. El crecimiento económico de México desaceleraría este año para luego repuntar en 2020, dijo la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en un informe publicado este jueves, antes de asegurar que la situación de la endeudada estatal petrolera Pemex amenaza el perfil crediticio del país.

El PIB de México, la segunda mayor economía de Latinoamérica, se contrajo en el primer trimestre en comparación con los tres meses previos, según datos preliminares publicados esta semana, nublando aún más las expectativas para el crecimiento económico local durante 2019.

"El crecimiento se fortalecerá moderadamente en el mediano plazo. La inversión se recuperará gracias a los proyectos de infraestructura planificados que se complementarán con instituciones conducentes a la inversión privada", dijo la OCDE que estima que el Producto Interno Bruto (PIB) se expandirá un 1,6% este año y un 2,0% en 2020.

Más tarde, el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, advirtió que la actual situación financiera y crediticia de Pemex amenazan el perfil soberano de México.

La actividad económica a comienzos de año se vio afectada por problemas en el suministro de gasolina, huelgas y bloqueos ferroviarios que afectaron las áreas urbanas y las cadenas de suministro.

"Resolver el problema de Pemex es esencial", dijo Gurría.

Pemex es la petrolera más endeudada del mundo y su producción petrolera ha venido retrocediendo sostenidamente en los últimos años. Producto de ello, en enero, Fitch redujo la calificación crediticia de la petrolera.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha prometido impulsar la economía con proyectos de infraestructura clave, como el del denominado Tren Maya en el empobrecido sur de México y una nueva refinería de petróleo.

La actividad económica a comienzos de año se vio afectada por problemas en el suministro de gasolina, huelgas y bloqueos ferroviarios que afectaron las áreas urbanas y las cadenas de suministro.

"Sin embargo, es probable que estos efectos solo tengan un efecto temporal en la actividad económica, y es probable que parte de la producción planificada en el primer trimestre se traslade al segundo trimestre", dijo la OCDE.